21 octubre 2010

La ecuación de la “buena” literatura

Posted in para incultos cultivables a 7:19 PM por wenperla


Literatura “de calidad” y libros “basura” son dos conceptos que viven con nosotros. La crítica literaria, la pluma de los cultos, se ensaña con la literatura comercial y la sataniza. Las editoriales pequeñas, las independientes, entronizan su labor mirando con desdén a los grupos grandes. L@s agentes literari@s declaran que existen para “proteger” a los autores de los grandes grupos que quieren “aprovecharse” de ellos. Los bestsellers, mientras tanto, siguen vendiéndose. Los autores de verdadera vocación literaria acaban siempre traicionando al editor independiente que lo ayudó a crecer en pos de un anticipo más generoso y un par más de puntos porcentuales en las regalías (esto, desde luego, agente literario mediante). Total que esto de la edición es un zoológico y la pulsión editorial jamás descansa.

Ya tendremos tiempo para hablar absolutamente de todo esto. La verdad es que ya debí haberlo hecho: es interesantísimo y la gente siempre quiere saber más. No es que yo sepa mucho, nada más lejano: lo único que legitima mis comentarios en este blog es mi desmedida pasión por los libros, por las letras y por la industria en general. Quizás también convenga mencionar mis incursiones en un par de editoriales de las más variopintas naturalezas. Total que aquí ando, entre libros, como pez en el agua. Muy “maestría de estudios europeos” y no sé qué, pero lo único que tengo en la cabeza son libros: libros que hay que hacer, libros que hay que corregir, libros que hay que escribir, libros que hay que reeditar, libros que hay que rescatar, libros que hay que descubrir, en fin. Y como todo esto da para mucho, he elegido aquí un tema particular para escribir al respecto: ¿Y qué coño es la “buena” literatura? ¿Cómo se diferencia de lo que la banda intelectual llama literatura “basura”? Éste es el punto de partida.

Todos sabemos diferenciar entre “alta” y “mala” literatura. Al menos todos aquellos que de vez en cuando pasamos por este blog. ¿Javier Marías? Alta. ¿Kafka? Alta. ¿Stephenie Meier? Mala. ¿Borges? Alta. ¿Libros de autoayuda? Ni clasificación alcanzan. ¿Vargas Llosa? Alta. Y así ad infinítum. Podemos hacerlo también por sellos editoriales: ¿Anagrama? Alta. ¿Mondadori? Alta. ¿Acantilado? Alta. ¿Siruela? Alta. ¿Almadía? Alta. En fin. ¿Y cómo es posible que, pudiendo hacer estas diferenciaciones, no sepamos expresar concretamente de qué depende que un libro sea “bueno” o “malo”? Mejor dicho: ¿Cómo se define concretamente la “alta” literatura?

Pos bueno. Hace poco me puse a investigarlo. Es verdad que cualquiera adivina el calibre de una obra con tan sólo leer las primeras páginas, pero a mí me intrigaban los términos concretos en los que era posible explicarlo. Finalmente, para no hacerles el cuento largo, fui a dar con un estudio* hecho en Holanda en la década de los noventa donde explican que el grado de placer que nos genera una obra de arte está directamente relacionado con la complejidad de la pieza y nuestra capacidad para desentreñar sus intrincados laberintos. El mismo estudio da un paso más allá para explicar por qué las clases sociales más favorecidas son aquellas con gustos más refinados, pues sus miembros han contado con los medios necesarios para nutrir su intelecto y entrar en contacto con el arte de forma más regular.

Es decir entonces, de acuerdo con esta teoría, que al entrar en contacto con el arte tenemos que hallar el punto de equilibrio entre nuestro entendimiento y el grado de complejidad de la pieza. En la medida en la que seamos capaces de comprender algo a cabalidad, a sabiendas de que ese algo entraña en sí mismo cierta complejidad, es que haremos del contacto con el arte (en este caso, de la literatura) una experiencia placentera a la que volveremos una y otra vez. Aquellos que tengan más desarrollado el entendimiento y que consuman bienes artísticos más a menudo tendrán más herramientas para adentrarse en las páginas de la “buena” literatura, que para muchos sigue siendo inaccesible.

Quise compartir esta reflexión con ustedes porque me pareció interesante. Ora, aquí entre nos, hay grandes episodios de la “alta” literatura que siguen estando totalmente fuera de mi alcance. Baste mencionar el Ulises de Joyce y El ruido y la furia de Faulkner: hace algún tiempo lo intenté y no pude. Me rompí la cabeza y me declaré incapaz de comprender lo que estaba leyendo. Han pasado ya algunos años desde eso, pero tampoco estoy segura de volver a intentarlo. Muy probablemente necesitaría mucho entrenamiento intelectual, pero con tanto trabajo tan mal remunerado, tanta tesis tan mal escrita, tanto viaje tan improvisado y tantas ganas de cambiar el mundo, la verdad es que queda muy poco tiempo para tareas tan “elevadas”.

Al fin y al cabo, a mí los cultos qué.

***

*”Preferences in leisure time book reading: A study on the social differentiation in book reading for the Netherlands”, de Gerbert Kraaykamp y Katinka Dijkstra. Publicado en Poetics en mayo de 1999.

10 comentarios »

  1. Bnazar said,

    La buena y mala literatura, tema tan delicado como siempre lo son los juicios de valor. Hablando de ese tema en una ocasión salió a colación Dan Brown y Umberto Eco (quién sabe como), en mi opinión ambos hicieron algo similar.

    Pero mientras “En el nombre de la rosa” era una gran obra, el “Código Da Vinci” carecía de muchas cosas.

    Y pensaba que la investigación de Dan Brown es un trabajo muy aplaudible, lleno de intrincadas referencias, datos geográficos y un juego interesante entre lo real y la ficción.

    Entonces por qué con menos Eco había logrado más. Tal vez porque Dan Brown le faltaban esos años de semiologo o tal vez era esa necesidad de Dan, que parecen dotes más de guionista que de escritor, de poner exhaustivas descripciones o que su literatura se dirige a las grandes ganancias.

    La explicación que yo encuentro es que Dan Brown creo a un personaje basado en su persona, le incluyo sus prejuicios, valoraciones. Atrajo toda la atención de la trama hacía él y dejo la parafernalia que sucedía alrededor como una circunstancia.

    Mientras Umberto Eco creo a un personaje que reflejaba a toda una sociedad, que con facilidad recorría los más altos sentimientos universales y con la misma facilidad se deslizaba por los trances humanos más bajos y cotidianos, que hablaba de él en nombre de todos.

    El primero es un personaje que recibe los reflectores, el segundo es un personaje herramienta, un espejo que refleja su entorno.

    Y fue ahí, con esos dos personajes literarios con estructuras similares pero con ejecuciones tan dispares, que pude explicar en que consistía una buena o una mala literatura.

    En resumidas cuentas, para mí una buena literatura es en la que se presencia un nivel de ejecución extraordinario, en donde se toma cierta materia prima, se le da forma y se le otorga un valor mucho mayor del que tenía antes. (es como el paso del alquimista, transformar el negro y pesado plomo en un brillante y lustroso pedazo de oro)

    Dan Brown tomó troncos de madera y construyó una choza, Umberto Eco tomó astillas, aserrín y construyó una casa =)

    Por cierto cuando acabe “El tambor de hojalata” de Günter Grass, ve aventurare con el “Ulysses”, espero tener más suerte y no dejarlo botado.

    Un abrazo pequeña Wendolin, nos vemos pronto.

  2. jorgetéllez said,

    ¡Sí, qué sería de los pobres escritores sin sus agentes que los protegen. Se irán al cielo, los agentes literarios, al cielo de la literatura!

    En fin, al grano: el estudio que citas no tiene nada que ver con el tema del que hablas. Por un lado, te interesa cómo una obra llega a ubicarse en la categoría de “alta literatura”, opuesta a “baja literatura”, es decir, lo bueno y lo malo. Ahí de lo que se habla es de una valoración social y, por lo tanto, que tiene que ver con el canon. El artículo tiene que ver con el gusto personal, que dista mucho de poder definir si una obra es buena o mala más que para quien la lee.

    Una gaviota no hace verano: si a mí me gusta, por ejemplo, leer los diarios y encuentro placer haciéndolo, eso no significa que los diarios son alta literatura por el simple hecho de que me gustan.

    Ahora, sobre el canon tengo dos opiniones. ¿Por qué podemos calificar a un escritor como bueno, como alta literatura? La primera respuesta que se me ocurre es simple: porque sí: Borges en bueno porque así lo hemos decidido. El canon es una cuestión de consenso que varía y se modifica según muchos factores: sociales, históricos, económicos, artísticos, estéticos: en resumen, por razones culturales. Esto me lleva a la siguiente opinión: Uno puede afirmar que tal o cual escritor es bueno porque hay un sistema que así lo permite (ver opinión 1).

    Total, que yo pienso que el gusto personal y los criterios mediante los cuales decidimos qué es bueno y qué no están un poco separados. A mí puede no gustarme Cortázar, por ejemplo, pero eso no le quita su lugar en las canonizaciones literarias. Ahora, para acordar en algo, es verdad que el gusto está relacionado con la capacidad de entender y descodificar la obra, pero no siempre, por eso a mí me gustan las comedias románticas, aunque no les entienda.

    Saludos, Wen.

    Como yo lo veo hay dos cosas, pongamos de ejemplo a Kafka.

  3. ¿Qué es literatura de calidad? pues para mí sería aquella en donde se usa la materia prima (el lenguaje) de manera correcta – escritos artísticos, novedosos, creativos…siguiendo las reglas de la semántica, ortografía, etc.

    La literatura de bestseller necesita un buen narrador de historias, no necesariamente de un escritor (aunque quien escibe es escritor, pero me refiero a alguien que sepa usar el lenguaje como arte).

    o eso opino…

  4. No deberíamos confundir los términos “alto” y “bajo”, por un lado, con “bueno” y “malo”, por el otro. Hay piezas de literatura “alta” que son infumables, aburridas, tediosas, inextricables, pretenciosas, pedantes y/o insulsas (de Vargas Llosa o de Javier Marías, sin ir más lejos). Y hay algunos escritos de “baja” literatura que tienen sus méritos (algunos cuentos de ciencia-ficción o ciertos textos de humor).
    Creo que se define como “alto” aquello que apunta alto, es decir, que aspira a algo más que contar una historia (describir una época, “reflexionar sobre la soledad”, “analizar el alma humana” y esas cosas que, supuestamente, hacen las grandes novelas). Y “bajo” sería aquello que se contenta con un único objetivo (entretener, en la mayor parte de los casos). Ahora bien, repito: en el primer grupo hay tanta basura como en el segundo. Y en el segundo hay tantos grandes hallazgos como en el primero.
    Por otra parte, descreo de los “estudios científicos” que demuestran (por ejemplo) por qué produce placer una pieza de arte. ¿Cómo se define la complejidad de una pieza? Para el que nunca jugó al fútbol, la ley del fuera de juego parece una ecuación de física cuántica. ¿Es el fútbol un arte complejo?
    Me despido con las palabras de un gran escritor, a quien probablemente hayan metido en la bolsa de la literatura “baja”. Decía don Roberto Fontanarrosa:
    «De mí se dirá posiblemente que soy un escritor cómico, a lo sumo. Y será cierto. No me interesa demasiado la definición que se haga de mí. No aspiro al Nobel de Literatura. Yo me doy por muy bien pagado cuando alguien se me acerca y me dice: “Me cagué de risa con tu libro”.»

  5. Bnazar said,

    Para el que nunca jugó al fútbol, la ley del fuera de juego parece una ecuación de física cuántica. ¿Es el fútbol un arte complejo?

    jajaja yo conozco a varios que tras años de explicaciones no la entienden.

    Sr. Julio su opinión hasta ahora me parece la más sensata. SLDS

  6. wenperla said,

    He de confesarme sorprendida ante las muchas (e interesantísimas) reacciones que ha suscitado este post. Como un amigo editor me dijera ayer, la realidad es que yo lo que hice fue lanzar una piedra a ver qué conseguía.
    Creo que mi respuesta no puedo expresarla aquí sino que merece un post aparte. Me han llevado a pensar en la necesidad de postear un artículo intitulado “Apología de la literatura comercial”. Vendrá pronto.
    Tengo que salir corriendo, pero no podía irme sin darles las gracias y prometer una rentrée.

  7. aleive said,

    Hola que tal, soy Alejandro Solorzano , Te interesa poner anuncios de texto en tus blog.
    Puedes ganar hasta 100 Dolares AL MES por cada blog o web.

    Le rogamos nos remita los blogs , para poder revisarlos y cualcular el nº de entradas aceptadas.

    Alejandro Solorzano

    Tel: (503) – 74532917

    Msn / Messenger : alejandromd5@hotmail.com

    Persona de contacto : Alejandro Solorzano

    Saludos cordiales.

  8. Ruy Guka said,

    Uy, qué buen post, artículo, escrito, has hecho.

  9. Keila said,

    Me puse a pensar un poco, y creo que de los libros “buenos” que he leído, la mayoría critican ya sea positiva o negativamente al hombre mismo, a la naturaleza humana, la política, las reglas sociales, la religión…
    Y si en medio le atraviesan historias de amor o un personaje con baja autoestima, pero muy inteligente, mejor. Algunos libros por los que saco esta pequeña conclusión son: Un mundo feliz, Los miserables, 7 tipos de Ambigüedad, Cándido o el Optimismo, La metamorfosis…

  10. Eduardo said,

    Faulkner recomendó a quienes quisieran leerlo comenzar por “Los Invictos” (The Unvanquished), es un libro muy divertido y comprensible. De ahí puedes pasar a “Santuario” que es una suerte de parodia-homenaje (en tono entre trágico y patético) del “pot-boiler”: la literatura sensasionalista comercial, luego de ahí puedes intentar “Mientras Agonizo”. Lo último que leí de Faulkner fue “¡Absalón, Absalón!”. Al “Ruido y la Furia” (que lo recibí de regalo) lo tengo en la lista de espera.

    La frontera entre la “alta literatura” y la literatura comercial siempre ha sido borrosa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: