16 agosto 2010

Crónica del ventilador

Posted in vicisitudes a 1:39 PM por wenperla


Joyce Carol Oates es una de las escritoras más prolíficas del mundo: más de cien obras y casi veinte premios de talla internacional lo acreditan. Sin importar cuán saturado se vislumbre el buró donde descansan los libros por leer, es imprescindible hacernos un espacio para probar una rebanada de un pastel que se antoja interesante. Yo ya lo hice, y la experiencia resultó muy satisfactoria.

Entré a la librería nomás por entrar. Ya no sé yo si mi mente es consciente de los pasos que me dicta. Cada vez que paso por la librería, entro. Así nomás: entro. Aunque no tenga un centavo, entro. Aunque tenga hambre, entro. Aunque tenga calor, entro. Aunque esté impresentable presentable, entro. Aunque traiga otro libro entre las manos, entro. Aunque haya salido para comprar el periódico, entro. Aunque venga cargada con las bolsas del súper, entro. Es una locura. El policía de La Central me mira ya con un dejo de lástima. ¿Qué pensará de mí? “Esta niña: sin nada que hacer y sin un solo amigo…” Él tampoco se ve muy dispuesto a ser mi amigo, hay que decirlo.

Y así venía yo en una de ésas, con mi ventilador recién comprado entre las manos. Necesitaba darme un respiro: me lo vendieron sin caja, sin desarmar. La verdad es que aquella escena era más bien propia de una comedia: yo, perdida en el Raval, sudando como luchador (welcome to my life), maniobrando torpemente con un ventilador más grande que yo… cualquiera diría que en vez de haberlo comprado (porque sí señor:  lo compré), me lo acababa de robar del Carrefour. Y entonces, luego de andar varias cuadras con el ventilador entre las manos, entré a La Central. Bonita fue la expresión de la gente al verme entrar con un ventilador. No los culpo. 

Coloqué, con toda la desfachatez imaginable, el ventilador en una esquina. Nadie iba a hacerle daño, claramente. Y no, jamás cruzó por mi mente la idea de que alguien pudiera robárselo: ese ventilador, se los garantizo, estaba más desgastado que yo. Ahora que lo pienso, la verdad es que no entiendo por qué compré precisamente ese ventilador: tan de mal ver, tan grande y tan pesado, tan ruidoso. En fin. Mejor nos olvidamos de una buena vez por todas del ventilador.

Así entonces, me dispuse a pulular por la librería. Ni bien comenzó mi expedición, en la mesa de novedades me encontré con un libro que lleva en la portada una de las imágenes más alucinantes de la historia del arte y de la humanidad: La pesadilla, del suizo Johann Heinrich Füssli. Esa pintura, donde una mujer yace dormida mientras un demonio erótico se posa sobre ella, es deliciosa. Qué ganas de toparme yo también con un íncubo en la más distorsionada de mis fantasías; qué ganas de sorprender al caballo que observa, atónito, desde la penumbra. El libro es Bestias, precisamente de Joyce Carol Oates.

Bastó con ver esa imagen en la portada para cautivarme. Por otra parte, me parece prudente aplaudir el hecho de que los agentes de la autora cedan los derechos de algunas obras a editoriales independientes como ésta: papel de liar.

Extraje el libro del exhibidor y leí al reverso una cita de la autora. Esta frase, de cuya inserción en el margen derecho de este humilde blog los lectores atentos se habrán percatado, reza lo siguiente: «Creo que el arte no debe servir de consuelo: para consolarnos ya tenemos al prójimo y la distracción masiva. El arte debe provocar, perturbar, inflamar las emociones, llevar nuestro entendimiento a lugares no previstos e incluso no deseados».

Y me acordé entonces de cuando me enamoré de aquel artista, y recordé —no sin cierto estremecimiento— la ilusión que en su momento me produjeron las promesas implícitas: esa provocación, esa perturbación, esa inflamación de las emociones y de la conciencia, esos viajes a los lugares más oscuros, esa podredumbre.

Y, desde luego, lo compré.

¿Y qué creen que hice después de comprarlo?

Coger mi ventilador, faltaba más, y subir los cinco pisos que me conducen hasta mi humilde hogar con libro y ventilador en mano.

10 comentarios »

  1. Wen:
    ¡me encanta leerte! yo también he entrado a librerías llevando cosas poco comunes…es superior a mi. No puedo alejarme de ellas.
    Espero que el ventilador esté aventando aire mientras lees cual princesa en tu piso😉
    un abrazo,
    Ale.

  2. Andrea S said,

    La frase es genial, sólo con eso ya dan ganas de leer el libro.
    Muy cool.
    Un abrazo.

  3. wenperla said,

    Oye Andrea, ¿tu mamá lo tiene en su librería? Si sí, ¿qué editorial lo publica?

  4. Viviana said,

    Sembraste dos cosas en mí luego de esta entrada. La primera, las ganas de leer el libro (portadas tentadoras si las hay) y la segunda, la curiosidad que me despertó tu ventilador.

    Besotes

  5. wenperla said,

    ¡Vaya! ¡Hasta que alguien reparó en el ventilador!!!😉

  6. enrique said,

    Jaja… Me hubiera gustado ver esa imagen, tú en la calle arrastrando ese aparatejo. Si sólo hubiera tenido la potencia de una turbina para que te llevara adonde quisieras, ¿verdad?

  7. Kim said,

    Hola Wendolin, he encontrado por casualidad tu blog cuando estoy buscando por el logo de Euroculture, que interesante tus articulos! estoy segura que vuelvo otra vez para leer tus letras😀 xx

  8. Ana said,

    ¿Qué tal el ventilador?

    ¿Por qué te pregunto por el ventilador, cuando quiero preguntarte por el libro? ¿Será por el calor horroooooroso que hace? ¿Será que me ha conmocionado tu situación cargando con el ventilador? 😉

    Bueno, pero ¿qué tal el libro?

    (creo que el calor está afectando mis neuronas)

  9. Allie said,

    Oyeeeee, ve tu mail ASAP.
    Mucho amor en tu cumpleaños!
    Te quiero!

  10. […] libro. El primer lugar se lo disputan el sello y la ilustración de la portada. Ya sabrán ustedes cuánto me seduce a mí este óleo. En realidad, me pregunto cuántas obras de la literatura tienen esta imagen de Johann Heinrich […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: