4 julio 2010

Historia del ojo

Posted in para incultos cultivables a 12:33 AM por wenperla


Tengo unas ganas tremendas de leer una buena novela erótica. ¿Qué quiero decir con “buena”? Un texto que evoque las emociones más recónditas, que avive la promiscuidad, que despierte el deseo, que nos induzca a la búsqueda inmediata del placer. Confieso entonces que nunca he leído una novela que cubra estos requerimientos, y reconozco también mi ignorancia profunda: ¿es posible hallar eso en un texto? Si alguien aquí me sugiere que rente una película pornográfica y que me deje de búsquedas infructuosas, tampoco lo culpo. (Admito también que siempre he fracasado en mis intentos de concentrarme frente a una pantalla: a mí la imagen nunca me ha funcionado muy bien.)

Y entonces entro yo a La Central como con aires de grandeza. Es imposible entrar a una librería como ésa sin sentirse “importante”, me parece a mí. La vendedora me recomendó Historia del ojo, de Georges Bataille. Y heme ahí: obediente y veloz. Me pareció buena idea comenzar con un título que formara parte de la colección La Sonrisa Vertical de Tusquets.

Estamos ante una novela muy breve de apenas 143 páginas donde 50 corresponden al prólogo, erudito, de Mario Vargas Llosa. Yo me perdí un poco con los apuntes críticos de Vargas Llosa, un autor al que disfruto hasta el deleite y con quien políticamente estoy en profundo desacuerdo, así que llegada la página 30 decidí saltar hasta la novela.

Este libro ha sido, sin lugar a dudas, la experiencia más repugnante en mi incipiente vida como lectora. En este sentido he de aplaudirle al autor el hecho de no haberme dejado indiferente, en lo absoluto: la indiferencia es el sinónimo más contundente del aburrimiento. No, no me aburrí, sólo recorrí las páginas de este libro con un asco profundo y con muy pocas expectativas. Sí, es un texto audaz. Sí, es un libro que desafía, que va en contra de todo lo establecido. Sí, puede que sea un adelantado a su tiempo. Pero algo que genera en mí una repulsión tan rotunda es incapaz de remitirme a lo que esperaba, con tanto entusiasmo, al rebuscar en las páginas de una novela erótica.

Hay algo, es verdad, que fascina y que encanta en este libro: los seis aguafuertes que Hans Bellmer realizara para una edición francesa de lujo en 1944. He aquí uno de ellos, mi favorito:

¡Miren nomás qué chulada!

En fin. Fracasé en el intento. Habrá en este mundo quien disfrute de la urofilia, de la zoofilia, de la necrofilia y del renifleurismo, pero no soy yo. Seré quizás de miras reducidas, pero para mí la novela de Bataille no es sino un compendio de filias nauseabundas que no conducen al lector a ningún lado. Da la sensación de que la escuela del marqués de Sade no genera en mí ningún efecto. Creo que de nada vale rebelarse si no se tiene algo que decir.

Adiós para siempre, Bataille. Debut y despedida.

10 comentarios »

  1. Julisa said,

    Mira que con tu comentario generas interés por leer ese libro, sin embargo creo que muchos no estamos preparados para romper algunos esquemas y definitivamente yo tampoco voy con esos temas que desde mi punto de vista son desviaciones psicológicas…. y por eso creo que no se me antojaría comprarlo.

  2. Andrea S said,

    Hola, hola.

    Muy interesante leer tus opiniones como siempre.
    Y estoy bastante deacuerdo contigo, la escuela del Marqués de Sade tampoco es lo mío.

    Hay una novela erótica que me han recomendado mucho (gente de toda mi confianza) pero que no he podido conseguir.
    Tal vez tu ya la hayas leído, si no tal vez te interese porque es otra clase de erotísmo.
    Es “El amante de Lady Chaterly” de D.H Lawrence.

    En fin…
    Un gusto leerte siempre.

  3. Alejandra E. said,

    Los primeros libros eróticos que leí, que “evocaron las emociones más recónditas, que avivaron la promiscuidad, que despertaron el deseo, y que me indujeron a la búsqueda inmediata del placer” fueron Little Birds y Delta de Venus, los dos de Anaïs Nin. No es novela, son recopilaciones de cuentos, pero creo que son mucho más ¿”amables”? que Bataille en las descripciones de encuentros sexuales.

    A mí me encanta que existan todas esas cosas que “no son lo mío” y que parecerían “sólo” rebeldía por el puro gusto de romper, pues me dan la tranquilidad de saber que yo no tengo que escribir de coprofilia, o hacer performances para mutilarme, o meterme heroína para escribir, porque alguien ya lo hizo. Verlo así es tremendamente liberador.

    Saludos y a seguir leyendo

  4. Alejandra E. said,

    Una Post-Data, porque me acordé en el momento en que di “Enviar comentario”: Yo no haría un debut y despedida total con Bataille, porque tiene varios libros de historia bastante interesantes: un par de libros sobre el erotismo, lo sagrado y la muerte, otro sobre la literatura y la idea del Mal… En fin, que tiene muchas cosas en otras áreas, y que valen bastante la pena.
    Ahora sí me despido.

  5. Enrique said,

    Wen, si consigues “El Amante”, de Marguerite Duras, seguro te va a gustar. Es la historia de una adolescente que recorre el camino iniciático de la pasión; o “Damage”, de Josephine Hart ( que ya fue adaptada al cine hace unos años); “Las edades de Lulú”, de Almudena Grandes. Una historia muuuy cachonda y locochona, pero que tiene algunos elementos rescatables.
    Espero que tengas ‘buena cosecha’ en tu incursión en estos terrenos, y que lo disfrutes mucho. Saludos.

    Ahh, ne gustó tu post “Música bendita”. Coincido con lo que dices. Hiciste una descripción muy bella de lo sublime que puede ser la música, o, mejor dicho, de lo sublime que ES la música. El alimento imprescindicble del alma. Bye y que estés bien.

  6. Ana Paula Dávila said,

    Uyyyy yo leí ese libro hace siglos y en efecto poco memorable, o muy memorable pero no en el buen sentido… recuerdo aquella escena del testiculo del toro… yo tampoco he vuelto a leer a bataile, intenta con Anais Nïn, me gusta bastante, auqnue solo he leído sus diarios, nunca una novela. Beso

  7. wenperla said,

    ¡Wow! Así que los distinguidísimos lectores de Purasletras son expertos en literatura erótica… ¡MUY interesante! Ora tengo una larguísima lista de pendientes. ¡Gracias!
    Vamos a ver si entre los títulos sugeridos por ustedes encuentro lo que estoy buscando… seguro que sí.

  8. Antorcha said,

    Hey Wen, aunque no había comentado antes, si le echo un ojo 2,3 seguido a tu blog, especialmente cuando veo los links en facebook… mmm, la verdad mi conocimiento de literatura erótica es casi nulo, ja!. De hecho, por eso me gusta leer tus, porque, mmm, aunque si leo mucho en internet y en la compu , he tenido cierto desapego a los libros úitmamente lo cual no me agrada por completo pero bueno leer tus recomendaciones y reseñas son una buena motivación para regresar a ese buen hábito de la lectura de libros… en fin, te sigo leyendo, un abrazo….

  9. Anayansy said,

    Te recomiendo El Vuelo de la Reina de Tomás Eloy Martínez y Los cuadernos de Don Rigoberto de Mario Vargas Llosa. Un abrazo, Wen..

  10. Rojo said,

    Me sumo a las recomendaciones, Eso no de Marcelo Birmajer ó Azul casi transparente de Ryu Murakami. El primero son cuentos eróticos muy buenos, el segundo es un viaje a los años 70 en vietnam donde adolescentes locales descubren las drogas y el sexo. Pero tambien coincido con Anais Nin, esa autora me encanta.

    Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: