11 junio 2010

Música bendita

Posted in vicisitudes a 11:50 PM por wenperla


Cómo esa mujer se posa ahí, sobre un taburete minúsculo, dirigiendo esta orquesta como si dirigiera el mundo. Si presidentes y primeros ministros llevaran las riendas de sus países con la entrega, la pasión y la energía del director de orquesta, viviríamos en un mundo infinitamente mejor.

Cómo se escuchan las violas, los chelos, los contrabajos, el arpa, la flauta, los clarinetes y los trombones como si fuera a acabarse el mundo. Como si no hubiera mañana. Cómo violinistas, trompetistas y pianistas lo dejan todo en el escenario mientras allá afuera, ni bien cruzar el umbral que divide la sala del mundo real, se libran batallas clandestinas, se lucha por la supervivencia, mueren inocentes, se declara la guerra.

Cómo la música, tan noble, tan inmensa, es capaz de llenarlo todo.

El músico y el instrumento representan un todo casi homogéneo, un híbrido comparable al del escritor y la palabra, al del pintor y el lienzo en el caballete. Músico e instrumento se aman más que nadie: hacen el amor todo el tiempo, todos los días. Y sobre el escenario, al unísono y henchidos de emoción, nos llevan al clímax junto con ellos. La música es la materia prima de la que está compuesto el universo.

En este espectáculo, las piezas individuales de nada sirven. Al compás de la batuta, cuerdas, viento y percusiones levantan de la nada un monumento de proporciones descomunales. Y mientras suben el arpa y los violines, da la sensación de querer morir en ese instante. Morir en ese instante y elevarnos junto con ellos al edén imaginado.

Música bendita, que nos recuerdas que estamos vivos. Y que la vida es bella, y que vale la pena vivirla.

***

Gracias, Cracovia. Qué manera de regalarnos un adiós.

3 comentarios »

  1. “músico e instrumentos […] hacen el amor todo el tiempo” ¡siempre lo había pensado, pero no lo sabía expresar! y vengo y te leo y digo ¡si, exacto, así es! Wen, que despedida tan grandiosa (y que regalo para mí leerte)
    Un abrazo,
    Ale.

  2. Rojo said,

    Me imagino el espectáculo que describes y me remite a los conciertos de Chopin, principalmente sus nocturnos, que deleite.

    Saludos

  3. Andrea S said,

    Me encantó leerte como siempre.🙂
    Y pues…
    Música bendita indeed.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: