25 marzo 2010

Mi búsqueda fallida

Posted in autobiografía, vicisitudes a 9:56 PM por wenperla


El viernes de la semana pasada fui arrastrada hasta las instalaciones del Jewish Community Centre de Cracovia (una “expedición” escolar). Nos sentaron en una amplia sala de grandes ventanas por donde se colaba muchísima luz (¡ya salió el sol!). Lo menos que puede decirse de ese lugar es que es muy acogedor.

La encargada de la plática abordó todas y cada una de las actividades que se llevan a cabo en el centro: clases de idiomas, yoga, cursos de verano, talleres genealógicos, en fin. Llamó muchísimo mi atención el hecho de que los judíos senior pidieran clases de alemán. Uf. En el centro se celebran todas las festividades judías: Jánuca, Tu Bisevat, Purim, Lag Ba’ómer, Tu Be’av, Pésaj, Sucot y Shavuot.

Cuando escuché aquello de “talleres genealógicos” me entusiasmé. ¿Y por qué no?

“Aquí llega la gente con ascendencia judío-polaca tratando de reconstruir su árbol genealógico, de trazar sus raíces”.

Dicen las malas lenguas que mi papá era polaco y, además, que era judío. Invoco ahora mismo imágenes de la casa en la que transcurrió mi infancia: aparecen, nebulosas, ante  mis ojos. Sé que me ponía de puntillas siempre para alcanzar la mezuzá: veía cómo la tocaba papá y lo imitaba sin saber por qué. Esparcidas a lo largo de la casa estaban, en vitrinas o sobre las mesas, varias menorás. En aquellos años no comprendía que las mezuzás, las menorás y la kipá que de vez en cuando asomaba por el escritorio de papá dejaban al descubierto una identidad encubierta, empolvada, olvidada en los rincones de aquella casa que mis hermanos, mi mamá y yo compartimos con papá.

Yo no sé lo que el judaísmo representaba para papá. No era algo de lo que se sintiera orgulloso, pero tampoco me parece que renegara de ello. Su religión era simplemente algo con lo que había aprendido a vivir. A diferencia mía, que no tengo religión, creo que papá sí estaba en cierta medida definido por su condición de judío no practicante. Aunque de ascendencia polaca, papá era mucho más mexicano que cualquiera de nosotros: comía chile, carne, frijoles y tortillas. Pocas cosas más necesitaba en la vida para ser feliz.

En fin. No pretendo aquí hacer un recorrido autobiográfico ni atar los cabos que desde mi infancia quedaron sueltos.

A mí me dijeron “taller genealógico” y yo me apunté.

Ayer fui al encuentro de lo que pensé sería el primer paso rumbo a mis raíces. Sólo sé cómo se llamaba papá y cómo se llamaban mis abuelos. No sé más. Supe que la operación Encuentra a la Banda tenía más posibilidades de fracasar que de tener éxito, pero… ¿qué más da? Ya estoy aquí, ¿no?

Y bueno.

Lo que ayer pasó ahí es totalmente prescindible para los efectos de esta narración. En realidad no pasó nada, puro cotilleo. Lo que sí ocurrió fue un cambio en mi percepción, un choque inesperado.

Cuando se abrieron las puertas del elevador me hallé frente a la Estrella de David más grande que he visto en mi vida. Di un paso fuera del ascensor y el escenario era impactante: un colorido alucinante. Símbolos por todos lados: Israel, el tetragrámaton, la Cábala y el Árbol de la Vida, el tefilín, el talit y la Torá. Una galería tapizada de alegorías judaicas imposible de esquivar.

Y me sentí incómoda. No me gustó.

No entiendo por qué el afán de la gente de seguir cobijándose bajo los símbolos que le han hecho tanto daño a la humanidad. Y no, no me refiero sólo a la consabida persecución de la que los judíos han sido víctimas desde sus más remotos orígenes o a la degeneración del Holocausto. Me refiero a todo aquello que diferencia, que aleja, que separa a los seres humanos.

Me refiero al Medio Oriente: aquella región aparentemente remota donde todos los días se pierden vidas so pretexto de un dios que, a todas luces, a nadie escucha. Se debaten una tierra santa que todos reclaman como propia y, en el camino, mueren y mueren civiles inocentes saturados de religión y sin nada que comer.

Los palestinos en la Franja de Gaza no saben cómo es la paz. La paz para ellos es un concepto abstracto sacado de alguna utopía. Nosotros en México tenemos miedo de salir a la calle, de que nos secuestren, de que nos asalten. Ellos tienen miedo de que caiga un misil, de que explote una bomba, de que sus hijos queden mutilados. Todos libramos batallas todos los días, y pocas tan cruentas como aquellas motivadas por una fe religiosa.

Reniego de los símbolos y de las estructuras religiosas. La religión ha sido siempre el combustible más eficaz para enardecer las almas, para desmembrar la sociedad, para matar “en el nombre de dios”. La religión es la enemiga número uno de la aceptación y la tolerancia. ¿Es tan difícil vivir sin religión?

No me gustan los símbolos, los símbolos que dividen y fragmentan. Judíos, musulmanes, cristianos, protestantes, ateos… qué más da, sólo son caretas. En el fondo todos somos iguales.

Mis “raíces” pueden esperar. Por ahora no quiero volver.

***

Para ilustrar este post, luego de esta descarga tan tremenda, les dejo aquí algunas fotos del barrio judío de Cracovia.

Enjoy!

9 comentarios »

  1. François B. said,

    Je suis toujours près de tes belles écritures et je souhaiterais que tu puisse continuer.

  2. Melva said,

    Romper cadenas, duele, pero libera.

    Abrazos norteños,
    Melva

  3. Karlygash said,

    My famous writer in the future!!! (Remember!)

    I love your blog! Thank you for all your wonderful writings!
    Your writing has pretensions to being a serious book…extremely good bookSSS in the world!!!
    Your blog is so evocative images…provocative thoughts…

    Te echo mucho de menos.

  4. David said,

    Un abrazo Wen, me encanta como escribes y como te planteas con franqueza las interrogantes de la vida…todos tenemos una religion..la religion es lo que profesa nuestra forma de vivir..el querer ser de una u otra no esta en nuestras manos ni en un papel de bautizo, esta en nuestras obras…siendo asi, creo que en el mundo existen mas pocos que muchos seres humanos que realmente viven el espiritu de la religion.

    El rito separa, la espiritualidad une. Vivir una religion de una forma madura tiene menos de rito y mucho mas de espiritualidad… es triste que el camino para comprenderlo es arduo y nuestros egoismos ganan a el amor, la caridad. Tristes y desgarradoras historias cuando mal se toma la bandera de la religion para hacer precisamente lo contrario…mas cuanta bondad cuando se vive la espiritualidad de la religion…casos se encuentran de ambos extremos…

    Bendiciones para ti (en todas las expresiones religiosas y no religiosas)🙂
    David

  5. Xerófilo said,

    Hola.
    Ya te lo dije abajo. Eres muy lúcida.
    Yo soy más ateo que una piedra (supongo que “ellas” no son creyentes).
    Me creo capaz de entender la necesidad de un dios.
    Aborrezco el fanatismo.
    La verdad es que yo también hubiera ido al taller genealógico.
    Tiene algo de fascinante la necesidad de algunos de conocer al detalle sus orígenes.
    Pero creo que me hubiera salido muerto de la risa.
    Soy un descastado, es decir, nieto de mexicanos pobres ¿qué podría encontrar?
    Saludos
    RRS

  6. Gurisa said,

    Varias cosas para acotar:

    1) La necesidad por saber cuáles son tus raíces no es sólo tuya. Imaginate en mi país, donde el 90% de la población es hijo/nieto de inmigrantes que escaparon de la guerra en Europa y muchas veces borrando de un plumazo su pasado. Si buscar nuestras raíces para armar nuestra identidad es tan importante para una persona, imaginate para la sociedad de un país formado por inmigrantes.

    2) Yo creo firmemente que somos nosotros los que nunca aprendimos a escuchar a Dios, no que él no nos escucha. La base de todas las religiones del mundo es el amor: a Dios, a nuestros hermanos, a nuestros vecinos. Pero pocos escuchan ese mensaje.

    3) Pongamos por ejemplo la rivalidad estúpida entre diferentes clubes de fútbol. En países como Inglaterra, Brasil o Argentina año a año mueren inocentes por ese fanatismo absurdo hacia “la camiseta” del club favorito. ¡Pero todos son ingleses, argentinos, brasileros o mexicanos cuando juega la selección! Y, ¡oh ironía! Con un equipo formado por jugadores de todos los clubes. A los religiosos les hace falta recordar que juegan para el mismo equipo, con diferente camiseta, pero con una bandera común.

    4) Si hay algo que te envidio muchísimos (y, quizás, no te hayas dado cuenta) es que estás aprendiendo sobre culturas y creencias de personas de diferentes religiones: judía, cristiana, musulmán. ¿Acaso hay una mejor forma para sacar en limpio lo que tienen en común y lo que los diferencia?
    Deberías tomar lo aprendido y enseñar a los demás sobre lo que aprendes. Tu forma de ser y de pensar creo que le dará el punto de vista objetivo que se necesita para tocar estos temas🙂

  7. Bnazar said,

    Tu post me hizo darme cuenta, que el orígen del lenguaje mismo tiene ese sentido, diferenciar, separar y dividir las cosas, el problema es que tal vez no nos dimos cuenta de que forma el lenguaje terminaría diviendonos.

  8. david said,

    Hola.

    Antes de nada, perdona que te escriba esto como un comentario, pero es que no vi tu email en el tu blog

    Soy el webmaster de publizida.es

    Publizida BLOG’S es un ranking / directorio de clasificación de blogs en español, creado con el único propósito de dar a conocer los mejores blog’s

    Registrando su blog en Publizida BLOG’S accederás al servicio de estadísticas gratuitas y podrás participar en el TOP.RANKING

    También puedes acceder a la valoración que los usuarios hacen de su página.

    Y lo mas importante…

    darte a conocer y aumentar el numero de visitantes a tu BLOG de manera totalmente gratuita.

    Si te interesa puedes darte de alta

    ALTA DIRECTORIO DE BLOGS

    o visitanos en ……

    DIRECTORIO DE BLOGS

    http://PUBLIZIDA.ES

    Muchas Gracias por tu tiempo… y disculpa si no fue la mejor manera de darme a conocer.

    Un saludo.

    DAVID T.

    Webmaster de Publizida.es

  9. Estopes said,

    Hace muchísimo que no te leía, y me topé con éste post.
    Una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida, es irme con mis amigos a Israel. Conocí mucho, aprendí demasiado. Y me quedé con gente que no era de la comunidad 3 semanas más.

    No sabes qué fatal sentía yo, después de estar con amigos aprendiendo de judaísmo y reforzando identidad, llegar a un lugar donde sentía más actos racistas que nada.
    Es horrible, y antes era sionista, hoy lo soy más.

    Ah y como dato, te juro puedes andar por la calle a la hora que sea, y no pasa nada, te sientes super seguro.
    Si no tienes todavía 27 años, deberías de inscribirte al programa, para ir a conocer Israel…si te interesa te paso los datos, mándame un mail.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: