19 septiembre 2009

Dolor

Posted in autobiografía a 6:36 AM por wenperla


Éste es un post de dolor. No, no hablo ni de Susan Sontag ni de los dolores que supuestamente a todos nos atañen y que afortunadamente (por ahora) nos son tan ajenos: las guerras, el hambre, las dictaduras, los genocidios.

Escribo aquí desde el fondo de mi alma, canalizando la pena tan profunda que a mí y a los míos se nos ha clavado, para siempre, en lo más hondo del corazón.

Situaciones como éstas nos confrontan con la vida, con la muerte, con nosotros. Nos orillan a cuestionarnos todo aquello en lo que creemos y en lo que no creemos.

Hay ciclos que deben cerrarse y como tal debemos asumirlos, aunque duelan. El amor termina. La pasión termina. La vida termina. Los hijos emprenden el vuelo y dejan el nido vacío.

La vida es una rueda de la fortuna. A veces estamos hasta arriba. A veces transitamos en un radio incierto. Otras veces estamos abajo. Pero sólo una vez en la vida puede uno estar en lo más profundo del pozo, sin luz, sin esperanza, buscando desesperadamente una resignación inconcebible, ansiando despertar de la peor de todas las pesadillas que acechan, que carcomen el alma.

La doctrina católica tiene buenas frases, frases vendedoras. Las almas desasosegadas se fuerzan a creerlas y a abrazarlas como ciertas para no perder el hilo de la cordura de una vida que de pronto se despedaza y que nunca podrá recuperar la paz ni la felicidad.

Hace 4 días era, sin duda, la mujer más feliz del mundo, la más afortunada. “Estoy en el mejor momento de mi vida” es una frase que no pocas veces repetí a infinidad de interlocutores.

Y, de pronto, un vuelco inesperado. De pronto, la muerte de una criatura de 9 años. La razón de ser de unos padres entregados y dedicados,  la cómplice eterna de un pequeño de apenas 12 años, se va. Se esfuma. Se despide de una vida que no le tocaba dejar. Se va la luz y nos deja a todos sumidos en la más tenebrosa de todas las oscuridades.

Los niños no deben morir. Los niños no pueden morir. Los niños son la alegría del mundo. Los niños, puta madre, no se pueden morir.

¿Y cómo hablar, entonces, de justicia terrenal? ¿Cómo sostener mi tesis aquella de que cada quien tiene lo que quiere y lo que se merece? ¿Cómo justificar que a tres seres humanos bellísimos se les castigue de este modo? ¿Por qué matar a alguien en vida? ¿Por qué?

No han sido pocos mis encuentros con la muerte. No. Seres queridísimos se han ido. Cuando debían irse.

Esto no tiene nombre. A mí nunca se me había roto el corazón en tantísimos pedazos. Ella, sin duda, está bien. ¿A dónde pueden ir los niños sino al paraíso? Pero… y ellos… los que se quedan… a quienes llamaba “papi”, “mami” y “hermanito”… ¿qué van a hacer? Si acaso, con la mejor de las suertes, sobrevivir. Vivir, eso sí, ya es imposible.

Yo me arrodillo ante todos los ángeles que sé me acompañan y les pido fuerza. Les pido valor. Les pido entereza y templanza. Para ellos. Para mi familia que amo y que nunca antes había sido golpeada con tantísima fuerza y sin piedad.

Uno alardea, por ignorancia, de muchas cosas. Yo pensaba que ya había llegado al umbral más profundo del dolor y ayer descubrí que estaba a años luz de distancia.

Nada, nunca, volverá a ser igual.

Tengo miedo.

9 comentarios »

  1. Hay cosas en esta vida que jamas entenderemos y mucho menos creeremos justas. Lo siento mucho, descanse en paz.

  2. Becca said,

    Sé que en estos momentos no hay palabras que mitiguen semejante dolor, el mayor dolor que hay en torno a la muerte, que significa perder un hijo. No te conozco personalmente, pero el dolor humano no me es ajeno. Lo siento mucho y se me estruja el corazón.
    Con todo respeto hacia tu dolor, y porque en esas situaciones necesitamos aferrarnos a lo que sea que “ayude”, me atrevo a sugerir la lectura o relectura del libro Experiencia, de Martin Amis. Trata de la Vida, del Dolor, de la Muerte, del Amor. Sé que tú, como Amis, buscará y dará un sentido al dolor para llegar a la aceptación y a la sabiduría.

  3. Jennifer said,

    lo siento muchísimo.. realmente desconozco todo, pero en verdad espero que pueda haber pronta calma y resignación.

  4. Wen:
    te leo desde hace un tiempo, y no sabes como siento encontrarme con esta entrada…todos desearíamos que a las personas que queremos (y aunque no te conozca, siento que si lo hago un poco a través de leerte, y te he llegado a apreciar por ello) jamás les pasara nada, que no sufrieran. Como bien dices, al enfrentar una pena como la que ahora enfrentas “nos cuestionamos todo aquello en lo que creemos y en lo que no creemos”.
    No tengo palabras de consuelo, ni de paz. Sólo puedo decirte que desde donde yo estoy te mando un abrazo cibernético…fuerte, fuerte, fuerte

  5. Perfecto said,

    Wendolín Perla :
    “…a través del cristal…de tu mirada llena de lagrimas de tristeza…puedo leer…el vacío, la nada, el infinito dolor, así que apoyate en mi hombro, llora todo lo que quieras, tu dolor también es mi dolor.”

  6. Hola Wen.

    Lamento leer esta noticia, estoy contigo Wen, cuentas conmigo incondicionalmente. te mando un abrazo.

  7. a la distancia de esta entrada, espero que todo esté un poco mejor…

    no tengo palabras para lo que acabo de leer, sólo desearte los mejor.

    saludos y ánimo…

  8. Susaniux said,

    Bien dicen que al que pierde a un esposo (a) se le llama viuda (a) a quien pierde un padre, se le llama huerfano (a) pero no hay nombre para quien pierde una hija y una hermana.
    Yo creo que uno viene al mundo a crecer y a aprender, y creo que cuando un niño muere, es que su alma era tan perfecta, que ya no tenía nada más que hacer en este mundo y mejor se va a un plano más elevado, en donde a muchos nos toma varias vidas llegar.
    Un abrazo fuerte, muy fuerte.

  9. […] aquel capítulo siniestro, he cambiado. Bastante, creo yo. Me parece que fue entonces cuando comprendí que a medida que […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: