24 junio 2009

In-som-nio

Posted in autobiografía, vicisitudes a 8:42 AM por wenperla


insomnio

Son las 9 de la noche. Nadie podría decir que a esta hora el insomnio es padecible. Más aún: para la banda como yo, los noctámbulos, querer dormir antes de la medianoche es siniestro. Impensable. Habría que precisar el contexto: más de ocho días en los que el sueño es inconciliable; cuando conciliable, intermitente; añorado y perseguido.

Cuando se carga con una pena en el corazón, el día a día se trastorna. Los hábitos se alteran. Es entonces cuando podemos identificar nuestras rutinas: cuando se rompen y nos damos cuenta de que existían.

No me atrapan ni Edgar Allan Poe ni Lovecraft. De cualquier modo, mal haría en persistir: no necesito espantarme para inquietar mis noches. Mis noches, a mí, no me dejan dormir.

Estoy convencida, quizás debido a mi intensidad y testarudez, de que el desasosiego es una escala recurrente y necesaria en toda trayectoria existencial. Tristeza para después sosegarnos y recordar, con la satisfacción que deriva del sobreponernos , aquello que tanto daño nos hizo y que ya se conjuga en pasado.

El presente de lo que mañana será pasado es, sin embargo, lo que me estruja el alma. Ya lo intenté todo (para dormir). Imagínense si no lo he intentado todo, que de plano opté por venir a Purasletras para darle salida a lo que oprime al corazón.

En fin. Todo volverá a la normalidad y podré quedarme dormida en cualquier banqueta, a cualquier hora del día, sin proponérmelo siquiera.

(Pensándolo bien… creo que para los fines particulares de esta vida que es la mía, con tantas cosas que hacer y tanto trecho por andar, esta parada del insomnio es la más recomendable.)

5 comentarios »

  1. Allie said,

    “Amar es soñar con mares en mitad de un largo insomnio” diría Velasco. Quizá estés amando en este insomnio. Esperemos, por tanto, que no concilies el sueño nunca.

    Te adoro.

  2. retomando a Velasco, un día al dedicarme un libro escribió: porque vas para arriba, cuando notas que debajo ya no hay nada…

    espero que el panorama luzca mejor.

    saludos!

  3. Rojo said,

    Muchas veces ese imsonio genera mejores ideas o nos hace darnos cuenta de cosas que no habiamos notado, aunque tambien descansar durmiendo por más de 12 horas es muchas vces reconfortante, para acomodar las ideas, a proposito de, justo en este momento me acorde de un fragmento de Pamuk de su Obra: “El Libro Negro” Ad hoc para la situación:

    ¡Gracias a Dios por fin cruzó la puerta de un edificio en Nisantasi (se llamaba Sehrikalp) sin que nada le ocurriera! Cuando entró a su casa en el ático creí que se dormiría llevándose a la cama aquellos problemas suyos que yo quería comprender y a los que me gustaría encontrar una solución. No, se sentó en un sillón y estuvo un rato hojeando el periódico y fumando. Luego paseó arriba y abajo entre los viejos muebles, la mesa desportillada, las cortinas descoloridas, sus papeles y sus libros. De repente se sentó a la mesa, se movió inquieto en la chirriante silla y se inclinó para escribir algo en un papel en blanco con una pluma que tomó.

    Saludos

  4. […] tuya. Son tus miedos los que se agolpan incesantemente cada vez que asomas al espejo. Se acabó el insomnio: ya llegaron las pesadillas. Es el […]

  5. Marta said,

    Por favor, sbes por casualidad el nombre y autor del cuadro?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: