15 junio 2009

Del sexo y otros demonios

Posted in para incultos cultivables, una ventana al mundo a 11:53 PM por wenperla


Qué vanguardia ni qué ocho cuartos. No. Vivimos en un mundo lleno de tabúes, de discursos eufemísticos, de represión social. Ajá: hemos ganado muchísimo terreno pero aún nos falta muchísimo por andar. Aunque en apariencia este post gire en torno al sexo, ya veremos que el trasfondo del tema es MUCHO más complejo e interesante de lo que parece.

Antes no se hablaba de sexo. No. Ése siempre fue un tema que no se tocaba abiertamente en las casas de nuestros padres. Antes, las familias eran numerosas y, por decirlo de algún modo, se conducían sobre las pautas con las que iba proveyéndolas la sociedad en la que se desenvolvían, rara vez cuestionando u oponiéndose a lo ya establecido.

Las cosas han cambiado. Han cambiado muchísimo. Hoy el sexo es, aparentemente, el pan nuestro de cada día. Hoy todos estamos socialmente forzados a que nos guste el sexo, cuéstenos lo que nos cueste. Nos tiene que gustar y lo debemos practicar. ¿Cuántas veces no le achacan a la falta de sexo el mal humor de alguien? Ja, como si todo fuera tan sencillo como echarse a alguien y ya. Como si la vida no fuera un caleidoscopio de alternativas que debemos saber equilibrar para ser felices.

¿Cuántas chavitas no devienen inseguras porque siguen siendo vírgenes a los 18, a los 19, a los 20? ¿Cuántas?!?! ¡Muchísimas! Yo misma fui una de ellas. (No, ¡la edad no se las pienso revelar! ¿Y ustedes qué dijeron? ¿”¡Ora sí viene lo bueno!”? ¡Pues no!!!) ¿Cuántos chavitos no están en las mismas? ¿Cuántos no se ven obligados a mentir para seguir encajando en su círculo de cuates de la prepa o la universidad? Así entonces, por las vidas desaforadas de los jóvenes de hoy, corren pasiones desenfrenadas, obviamente imaginarias, que ponen al descubierto una de las debilidades más grandes del ser humano: la inclinación por la mentira frente a la exclusión.

Si se nos ocurriera pensar que este aterrador escenario se desdibuja al cruzar el umbral de la adultez, nos daríamos cuenta de lo equivocados que estamos. Muy equivocados. A medida que envejecemos, que van pasando los años, va cobrando más bríos el fantasma de la soledad, que nos orilla (o, al menos, así parece) a mentir con más enjundia, a fingir demencia, a pretender que todas las piezas del rompecabezas están en orden. A callar cuando lo que queremos es salir corriendo y mandar todo al diablo. A tener sexo cuando no se quiere, cuando no gusta, cuando duele, cuando empobrece, cuando vacía.

 

sexo sin dolor

Todas estas ideas me brincaron mientras leía Sexo sin dolor, escrito por Mónica Braun y Alma Aldana (amanuense y terapeuta, respectivamente), que comparte con los lectores qué son el vaginismo (contracción involuntaria de los músculos de la vagina) y la dispareunia (dolor durante la penetración), dos de las disfunciones sexuales más acalladas en este país. (¡Enhorabuena por este libro sin parangón en las publicaciones mexicanas!)

Mientras leía los testimonios encubiertos de las pacientes con vaginismo  y dispareunia, me di cuenta de la carga tan pesada y asfixiante de las mujeres de hoy. Mujeres que sufren al ser penetradas como si estuvieran siendo mutiladas, tolerando por el miedo a ser “distintas”, por no saber adónde acudir para pedir ayuda, por no contar con los medios ni la información necesaria para salir adelante. Mujeres que, gracias a uno de esos virajes afortunados del destino, pudieron ir a terapia y, finalmente, sanar.

Una cosa lleva a la otra. Luego de leer el libro, me di a la tarea de investigar. México es el primer consumidor de Viagra en América Latina. En México, 35% de las mujeres no llega al orgasmo durante sus encuentros sexuales y más de la mitad de los hombres padece algún grado de disfunción eréctil o eyaculación precoz. Yo creo, por lo poco que he podido hablar con algunos expertos, que las cifras se quedan cortas. Visiten esta nota del Milenio. Ah, esta otra también.

¿Cuántas de las personas que conocemos pueden hablar con apertura sobre su anorgasmia o su disfunción eréctil? Ninguna. ¿Por qué? Porque la televisión y la pornografía nos hacen mucho daño. Debemos gozarlo y querer más. Depredar y regodearnos en nuestra sexualidad. El problema es que más de la mitad de la población en México ni la disfruta ni la ejerce, y tampoco cuenta con las herramientas necesarias (información, dinero, voluntad, sensatez) para superar sus disfunciones.

¿Cómo es posible que la industria editorial mexicana tenga un vacío de este tamaño? ¿Cómo es posible que en un México donde una terapia sexual cuesta $900 a la semana no haya habido algún editor que pudiese dimensionar no sólo la fuerza sino la importancia de dotar al público de libros que lo ayuden a esclarecer su sexualidad? No se necesitan más de dos dedos de frente para imaginar lo dolorosas que son estas disfunciones, no sólo en el plano fisiológico sino (sobre todo) en el plano psicológico. Los orgasmos, además, no llegan con campanas y luces de Bengala desde la primera vez. Ajá. We wish!

Yo no soy machista ni (¡mucho menos!) feminista. No soy ni judía ni católica. Eso sí: no tengo pájaros en la cabeza. Si nuestra sexualidad no es plena, es INCONCEBIBLE pensar que nuestra vida en conjunto pueda serlo. Las disfunciones sexuales son, para la mayoría de los mexicanos, tan comunes como el tráfico o la contaminación. Algo debemos hacer para escribir al respecto. Para orientar a la banda. Si mejoramos el cociente sexual de nuestro país, la tasa de felicidad batirá récord. Y, entonces sí, vamos a ver a quién le preocupan el PIB y las (MALDITAS) campañas electorales.

6 comentarios »

  1. Lata said,

    Ay manita… estoy escribiendo algo que tiene mucho que ver con eso… pero me está costando trabajo, porque encuentro más y más información; en lugar de ser un texto van a ser como 10, je.

  2. Chale la neta que a mi si me aburre que a veces que parece que la vida gira sobre el sexo, la verdad es que hay muchas otras cosas por las cuales preocuparse o cosas en que entretenerse, pero la sociedad asi esta ahorita, se siente muy “vanguardista” por andar nada mas cogiendo a diestra y siniestra…
    Y pues toda esa gente con algun pedo pues se siente frustrada con cada conversacion, chiste o viboreo que tenga que ver con sexo…

    Saludos

  3. ramón córdoba said,

    La dispareunia tiene una denominación alternativa, muy gráfica a mi parecer: coitalgia. Y habría que bucarle nombre al síndrome masculino que consiste en eyacular y creer que eso significa haber llegado al orgasmo.

  4. no sabía que Mónica había sacado otro libro. su sólo nombre es garantía de calidad. vaya, el tema es tan amplio como el pensamiento. cada persona tendrá su propia perspectiva y en eso radica el encanto.

    saludos wen, un placer haberte visto ayer.

  5. Choco said,

    ¡Ah! ¡Qué magnífico post! Es precisamente algo de lo que platicaba con un compañero. De cómo la tendencia en México es de que estemos “bien tercermundistas” respecto de la educación sexual y demás. Es estrepitoso ver cómo en los países de América del Sur han evolucionado la sexualidad bastante más allá de lo que ha sucedido en México durante el último siglo.

    Bueno, basta de balbuceo sin sentido. Gracias por esta entrada. ¡Bai!

  6. Eduardo said,

    ¡Qué curiosa la tesis de que una mujer puede “devenir insegura”por seguir siendo virgen a los 18! ¡Hagamos todo por evitar que más mujeres devengan inseguras! Ahora entiendo esa rara ley de mi estado(Coahuila), que consigna que las mujeres, a partir de doce años ya son “legales”: se trata en realidad una expresión de consideración y bondad, casi podríamos decir piedad, hacia las pobres adolescentes que podrían, de otra forma, devenir inseguras.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: