3 junio 2009

Congoja

Posted in una ventana al mundo a 5:43 AM por wenperla


tristeza

He querido escribir desde ayer en la mañana sobre Las brujas de Salem. Lo terminé el sábado y me encantó. Me sedujo, me envolvió, me asustó. Creo que el teatro es una de las tradiciones literarias más ricas y que más urge rescatar. Me vi, de pronto, releyendo El gesticulador de Usigli o al mismísimo William Shakespeare. En fin.
Llego a mi compu, abro mi mail y lo primero que me encuentro es la noticia del avión de Air France que desapareció con 228 pasajeros de las más variopintas nacionalidades. Se me estrujó el pecho. Se me hizo chiquitito el corazón. Leí todas las versiones publicadas al respecto y me sentí ridícula viniendo a postear sobre Las brujas de Salem, una obra “de miedo”, cuando verdaderamente aterrador e impactante era lo que acababa de pasar en el Atlántico.
Hoy, luego de un largo día de negociaciones, decido venir y postear a como dé lugar. Apenas abro mi mail me entero de que fueron hallados los restos del avión y de que no hay una sola esperanza de que haya algún superviviente. Es decir, me llegó a mi correo el certificado, irrevocable, de que la muerte ha firmado y ha puesto punto final a las 228 vidas que volaban la madrugada del lunes de Río de Janeiro a París.
Estoy profundamente conmovida ante lo que ocurrió. El solo hecho de pensar en la forma en la que se ramifica esta tragedia me estremece hasta lo más hondo. No puedo escribir ni de libros ni de literatura. Hoy, al parecer, también tendremos que cederle el protagonismo a la inminencia de la realidad.

No hay nadie a quien culpar, no. Es sólo otro indicador de que hay que disfrutar esta vida tanto como nos sea posible. Nadie sabe cuándo nos la arrancan de las manos.

4 comentarios »

  1. Xerófilo said,

    Expresaste con precisión la sensación que tuve ante esa tragedia.

    Paradójicamente, me alegra saber que sigue habiendo personas sensibles.

    RRS

  2. Tienes toda la razón. 228 familias están sufriendo con la incertidumbre de qué fue lo que sucedió, y el dolor de haber perdido a alguien amado.

  3. wenperla said,

    Pienso que lo más difícil, lo más doloroso de todo debe ser pensar en el cómo de la muerte de estos 228 pasajeros. Pensar en sus últimos minutos, en esa angustia, en esa desesperación, en ese miedo.
    Esta nota para cerrar el tema: http://www.eluniversal.com.mx/notas/602168.html

  4. ¡cómo aumenta el abatimiento cuando cada uno de esos números va tomando un rostro y una historia!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: