7 abril 2009

Libros que no se pueden leer

Posted in para incultos cultivables a 9:53 AM por wenperla


Varios me han criticado por lo que ellos llaman mi falsa modestia. Al parecer, hay a quien le desespera y le parece deshonesto que yo me asuma como inculta cultivable: “por favor Wendolín, ¿inculta tú? Te oyes ridícula. No me vengas con eso a mí”. Caramba.

A mí me parece que son apreciaciones y que todo depende del cristal con que se mire. En realidad, no hay quien se salve de ser un inculto cultivable. Nadie abarca tanto. Nadie. Y mucho menos yo, que vivo la vida de tres personas al mismo tiempo. (Pero si no es ahora… ¿cuándo???)

Sin afán de persuadirlos de nada (es decir, de mi cultura o de mi incultura), vengo a comentar una de las pruebas irrefutables para asegurar que TODOS somos incultos (y que todos somos cultivables). Hay libros que no podemos leer. Porque nos aburren, porque nos dan miedo, porque no los entendemos… en fin. Yo creo que los libros, como todo en esta vida, deben llegar a nosotros en su momento. Hay ocasiones en las que simplemente no estamos listos para leer tal o cual título. Hay que saber rendirse y reconocer que a veces las oportunidades no llegan a nosotros en el momento indicado.

ulysses

Yo, por ejemplo, he de confesarles que hace algunos años (unos dos, tal vez) intenté en varias ocasiones leer Ulises. Nunca logré pasar de la página 4. Comencé en inglés y no pude. Lo fui a comprar en español y no pude tampoco. Por ahí dicen que James Joyce declaró: “escribí Ulises para que los críticos tuvieran en qué etretenerse los próximos 500 años”. No sé quién me contó esto. Quizás lo leí pero no recuerdo dónde. En fin. (Ya había yo sacado esto a colación en un post anterior al declarar que “escribir en vida como si estuviéramos muertos debe ser casi tan difícil como leer a Joyce antes de los ochenta”.)

sound-and-the-fury

Otro libro que corrió la misma suerte en mis manos fue El ruido y la furia de Faulkner: primero en inglés, luego en español, y nada. Quizás la idea de leer una novela cuyo narrador tiene retraso mental simplemente me paraliza y no me permite seguir. A lo que más miedo le tengo, les abro aquí mi corazón, es a la locura. A la falta de juicio. Si hay un solo lugar al que JAMÁS en mi vida iría es a un manicomio. La idea me aterra.

No estaba yo preparada para ninguno de estos genios. Quiero pensar que algún día lo estaré.

Y no, no se equivocan. Este post no es gratuito. A veces las cosas llegan cuando no tienen que llegar y no comprendemos por qué. A veces nuestra mano de cartas es demasiado buena pero sólo podemos jugar con una de ellas. Hay que analizar los costos de oportunidad y estar conscientes de lo que vamos a perder. Tengo ante mí un abanico de oportunidades extraordinarias y no sé qué hacer. Al igual que como en su momento reconocí serenamente que ni Joyce ni Faulkner eran para mí, hoy debo reconocer que ya habrá tiempo para ciertas cosas, y que ahora es momento de disfrutar otras tantas. Sólo le pido a todos los santos un arrebato místico de iluminación, pa’ tomar la mejor decisión de todas: la que me haga más feliz.

Hasta la vista.

10 comentarios »

  1. Gerson said,

    Yo creo que tienes razón en cuanto a los tiempos. Yo hace un par de años intenté leer La región más transparente de Carlos Fuentes… y me pareció infumable. Lo volví a leer hace seis meses (no por la onda del aniversario, sino me aferré a terminarlo) y puedo decir que mi forma de pensar ahora es distinta. Bueno, ese fue mi caso.

    Ahorita me está costando un buen leer El lobo estepario de Hesse. A veces pienso que existe la literatura para uno, cierto tipo de historias que se acoplan mejor a nosotros y otras que nos parecen incomprensibles, tanto que perdemos tiempo que podríamos usar en otra lectura. Porque creo que este hábito más que molesto, debería ser agradable e interesante.

    Todos aprendemos, diario. Creo que una vez leí que el que se considera sabio, tal es un necio… o algo así.

  2. harmodio said,

    Hay excelentes compañeros para leer el Ulises. Por ejemplo, el libro Casa Ulises (Seix Barral) de Julián Ríos, o el prólogo a la edición de Lumen, donde viene el esquema que explica a qué órgano, qué estilo y qué obra de arte está asociado cada capítulo. En realidad, lo único que necesitas es una sinópsis (como la de la edición de Lumen) de cada capítulo para entender más o menos lo que está pasando. El problema con el Ulises es que es un libro para ser releído, no para ser leído. Por eso la primera lectura es tan dolorosa (te va a doler pero te va a gustar)

  3. ceyusa said,

    Yo espero que leer a Joyce sea un proceso: Cuando era joven y optimista, me propuse leer Ulysses con el mismo resultado que tú. Muchos años después leí Dublinenses y luego Retrato de un artísta adolescente y los disfruté mucho, en especial el segundo. Entonces quiero creer que podré leer Ulysses y luego, tal vez, Finnegans Wake.

    Y sobre Faulkner, gracias por darle más fuerza en mi radar.

  4. ramón córdoba said,

    Soy uno de los quince lectores de Ulises en el país. Sintonicé a la primera, sin problemas. Por otra parte, nunca pude con The sound and the fury. Vamos: nunca he podido con nada de Faulkner, aunque acabo de empezsr The Raivers y me está gustando. A ver si ahora sí.

  5. en mi realmente escaso historial de libros leidos, mi me paso eso con el famosisimo codigo da vinci, lo intente unas 4 o 5 veces, y creo que no pase de la pagina 5 o 6, mi falta de conocimiento de los lugares o de imaginacion volvian realmente aburrido el libro… tengo que monitorear un lote… creo que me llevare la palm para leer uno de los libros que tengo empezados, jajaja….

  6. Bnazar said,

    Hola Wendolin, que gusto leerte de nuevo. Terrible es pues tener que convivir con los prejuicios limítrofes de la mayoría. Si alguien se declara superior en algo lo tachan de soberbio, engreído, etc. Si se considera inferior, lo tachan de falsa modestia o incluso pueden tratar de levantarle el ánimo.

    Irónico porque esta época está plagada de la búsqueda, idolatría, de las mal llamadas “voces autorizadas” lo que considero una declaración de que somos incapaces de tener una opinión propia, o por lo menos una visión crítica. De hecho Asturias se ríe de ese asunto en el Sr. Presidente con una frase que prometo buscar textualmente. Pero decía algo así como: “Para que te preparas, para eso están los títulos para hacer como que sabes sin saber” JA.

    Yo creo que eres inculta, y no estoy seguro porque mientras más sabemos nos damos cuenta que es más inmenso lo desconocido, yo tmb creo ser muy inculto. Pero si creo que eres especial, porque eres honesta y tomas la resolución por tratar de cambiar esa falta de cultura, a pesar que el resultado sea incierto.

    Mis libros que no puedo leer. Es “El laberinto de la Soledad”, “El quijote”, “La Biblia” y hasta hace unos meses “Guerra y Paz”, logro que me satisfizo a tal grado que desató hambre por leer como nunca.

    Dejo de distraer tu mente de otros quehaceres con mi comentario.

    Cuídate mucho y por favor sigue escribiendo.

  7. Robert said,

    Wendolín:

    Hace como un mes encontré en Wal-Mart, los tres libros de Hermann Hesse, Demian, El lobo estepario y Siddartha, los leí hace como 40 años en la escuela y ahora al leerlos nuevamente, comprendí varios aspectos que ni siquiera me pasaron por la mente en aquella vez.

    Por favor, sigue escribiendo, tus comentarios son excelentes, aunque digan lo que digan.

    Gracias

    Robert.

  8. yo nunca pude con terra nostra de carlos fuentes, pero estoy seguro que la próxima vez que la retome todo será diferente. suerte con la decisión que tomes, sonará muy trillado pero es la verdad ‘escucha a tu corazón’.

    saludos!

  9. Arthur said,

    Que tal.

    Yo tampoco pude con El Ruido y la Furia, leí varias páginas pero no lo estaba disfrutando.

    Dejé también El Laberinto de la Soledad, pero éste me parece mucho más accesible que el de Faulkner; lo tengo más bien ‘pausado’ que dejado.

    Por otro lado, no creo en eso de ‘No soy un buen lector si no leo Ulysses’, es como en el cine, la película te va a llegar o no, sea cine de arte o comercial, y no es obligación ver cine de culto o de autor para considerarse cinéfilo.

    Creo que lo mismo aplica con los libros.

    Saludos!

  10. […] mí la idea de la demencia me paraliza. Se los he dicho muchas veces. Luego de leer el prólogo y las distintas aproximaciones que se han hecho del texto, resulta […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: