3 abril 2009

El segundo capítulo de la [otra] historia del mundo

Posted in para incultos cultivables a 9:29 AM por wenperla


barco-viejo

El segundo capítulo de la historia del mundo de Barnes retrata un episodio que la modernidad ha importado de Hollywood: la toma de rehenes como método de coerción política. He aquí que tenemos dos mundos, no por disímiles opuestos, que se conjugan en un todo imposible de homogeneizar.

Un barco de pasajeros. Un gran orador cultural y de espectáculos. Un grupo de miliantes de la organización árabe Trueno Negro que irrumpe a mitad del océano y se apropia de la carga del barco. Ésta consistía de una mezcla, más o menos equilibrada, de norteamericanos, ingleses, irlandeses, franceses, japoneses, italianos y un largo etcétera de nacionalidades.

¿Y de qué se trata? De nada en particular. Ya ven que en este mundo la tragedia es el pan nuestro de cada día. (Ah, yo siempre proyectándome, iré a terapia.) Los periódicos habían dado cuenta de la captura de un par de miembros de su organización un par de meses atrás por parte de las potencias occidentales. Con el secuestro del barco, los árabes les dieron a sus oponentes ideológicos una cucharada de su propio chocolate. “O los sueltan, o a éstos se los matamos. De dos en dos, pa’ que no se vayan tan solitos”. (Papá solía decir que pa’ cabrón… cabrón y medio…)

En fin. Más allá del terrorismo y de las nuevas tecnologías de comunicación del mundo moderno (bombas, misiles, secuestros, invasiones, matanzas, genocidios), Barnes plantea algo interesante sobre la naturaleza humana. Nuestro discurso está plagado de eufemismos. La diferencia entre los rehenes a bordo del Santa Euphemia y el resto de los rehenes de la historia de la humanidad, es que a los euphemios se les dijo por qué se les mataría.

El rollo egoísmo vs altruismo no es algo que quiera yo discutir aquí. Eso es algo que se ha debatido ya demasiado. A mí me llama más la atención la eufemistitis que padecemos los humanos. Ese miedo a la verdad. Ese adornarlo todo pa’ que se oiga más bonito. Pfff. Por eso me meto en tantos problemas. Por ser tan abruptamente honesta. Mi jefe solía decirme que parezco de Islandia, que soy muy ruda para estar d’este lado del charco. Ja.

1 comentario »

  1. ramón córdoba said,

    Por favor, no nos vayas a recetar un post para cada capítulo del tal Barnes. Mejor bótalo de una vez a la basura. Se ve a leguas que este ya te dio flojera, y en cuanto al de Noé, ese me la dio a mí. El bicharajo sabio que tan buenos consejos nos da merece que le pongan una bolsa de pedos en la silla.
    Abrazos,
    Ramón


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: