7 octubre 2008

Letras fúnebres

Posted in vicisitudes a 7:31 PM por wenperla


(Este post me valdrá quedarme aquí hasta las diez de la noche. Ni hablar. Lo medité por dos minutos y la decisión está tomada. Son tan pocas las veces en que la inspiración toca nuestra puerta… ¿cómo cerrársela en la cara?)

epitafio

Me mandan un correo en calidad de “urgente” (tan socorrido el término que ya nadie dimensiona la urgencia de lo urgente): Hola Wen, ¿podrías por favor enviarme la semblanza del autor? El pan nuestro de cada día. Entre semblanzas para solapas y cuartas de forros te veas.

Si el autor vive, pídele su semblanza y edítala. Si no lo encuentras, invéntale una vida. Si está muerto, constrúyele una historia. Si es famoso, escribe lo que es del dominio popular y refuérzala con un par de datos duros. Si está en inglés, tradúcela. Si está en cualquier-otro-idioma-que-no-sea-ni-inglés-ni-francés, acércate a quien más confianza le tengas. Si ya publicó otros libros, sácala de ahí y actualízale las publicaciones. Y así nos vamos.

En el mundo editorial las semblanzas son vitales. Un libro con solapas no puede irse sin semblanza. Y con todo, siempre pasa: que dice la imprenta que el forro se fue sin texto de solapa. Y a correr. Y entonces, volvemos al párrafo anterior. Digamos entonces que la semblanza del autor es para un libro lo que el empaquetado al alto vacío es para Sabritas: todo.

Y bueno… ¿de qué sirve una semblanza de don Julio Scherer, de Mario Vargas Llosa, de Dostoievsky, de García Márquez? Las páginas hablan por sí mismas. La solapa está de sobra. Y aún así Javier Marías, Saramago y Nabokov necesitan semblanza. Háganme el favor.

El hecho es que de pronto me asaltó una reflexión interesante. Nadie puede hablar de nosotros mejor que nosotros mismos. Nuestra semblanza no es más que la perpetuación de uno o varios extractos de nuestra vida seleccionados a destajo. Es nuestro legado póstumo. Es nuestro epitafio.

¿Y a poco a ustedes les parece normal que alguien más escriba nuestro epitafio? ¿Qué no debiéramos ser más previsores y escribir nuestro epitafio a la par que firmamos nuestro testamento? Y luego, con más razón aún: ¿en qué podemos entretenernos antes de morir aquellos que no tenemos bienes que repartirle a nuestra estirpe (ah caray, ¿y qué pasa si no hay ni bienes ni estirpe?)? ¡Pues así, redactando nuestro epitafio!

Entonces, los conmino a todos a que redacten su epitafio para matar cien mil pájaros de un tiro. Por infinidad de razones. En primer lugar, serán ustedes quienes decidan qué se lea sobre ustedes luego de morir. Luego, si no se mueren pronto, pueden escribir un libro y ya es menos la chamba: ya tienen la semblanza de la solapa. En tercer lugar, reconstruirán su vida en un par de líneas… ¿a poco no se antoja? Todo un reto.

Y ahora que concluyo este post me viene otra cosa a la mente: ¿qué escribiría sobre mí? ¿Qué quiero que se diga? Depende para qué, ¿no? Yo daría tanto circunloquio que mi epitafio se quedaría en prólogo si mis allegados optan por una lápida normal (ah, ¿ya ven? He aquí otra ventaja de tener el epitafio listo: ir a cotizar los metros cuadrados de panteón necesarios para que quepa la lápida donde irá inscrito el epitafio)… En fin. De cualquier modo eso de escribir en vida como si estuviéramos muertos debe ser casi tan difícil como leer a James Joyce antes de los ochenta.

También podrían tener un blog y llenar su perfil. Podríamos circular la disposición por internet:

“Texto de solapa y/o epitafio, favor de extraerlos del perfil de blogger. Gracias.”

(Caramba. Mi perfil no serviría para un carajo. Prometo redactarlo a modo de epitafio. Pronto.)

18 comentarios »

  1. Tétrico pero justo… No está para tomarse a la ligera. Luego vengo y te lo digo (se los digo) todo

  2. Esta de ponerse a pensar en serio.

    ¿Mi epitafio? “Murió satisfecho al haber decidido como vivir.”

    O algo así.

    Para merecer un texto de solapa, primero habrá que escribir algo.

    Gracias por la reflexión Wen.

  3. JosephDark said,

    Si tengo que escribir lo primero que me venga a la mente, que sea “Aqui yace el que murió de amor sin haberlo encontrado”🙂 (Carajo, sonó como canción grupera).

    No, la verdad, es que creo que aún no tengo un hecho trascendental que defina mi vida en una sola oración. Asi, que tendré que buscarlo con más ahínco.

    Realmente la idea es original. Pero temo que si me la tomo muy en serio, empezaré a pensar en mi muerte mas seguido de lo acostumbrado. ;D

  4. wenperla said,

    verdad que sí??? yo no me quito la idea del epitafio de la cabeza!!! =S

  5. Chilosa said,

    “El que quiera conocerme llameme, por ahora estoy ocupada, luego lo atiendo”

    Al menos creo que se leería divertido a que no ???

    Tanto tiempo sin pasar y siempre con tus ideas, que conste siempre se te recuerda y quiere.

  6. Falcon said,

    Cierto Wen creo que tienes que editar tu perfil, en realidad creo que ni esta en el blog. Sobre escribir mi propio epitafio, suena algo macabro pero si muy previsorio, además habría que actualizarlo al menos una vez al año, uno nunca sabe cuando le llagare el turno de ir al Valhala

  7. JosephDark said,

    La idea de la muerte creo que esta presente en todos nosotros y a todas horas, solo que estar pendiente de ello cada segundo de la vida es algo intolerable.

    Recuerdo que alguna vez leí que el precio de la vida es saber que esta terminará algun día. Mi abuela (llegó a los 90 la mujer😀 ) en sus últimos dias decia que ella ya quería morir, algo inconcebible para mi mente de 12 años, por lo cual le pregunté si no tenia miedo.

    “Hijo, a mi edad y con todo lo que ya hice, la muerte no es castigo sino descanso” respondio. Asi que supongo, qe el día que puede estar tan en paz conmigo mismo, podré elaborar el epitafio perfecto.

    Pero mientras, seguire buscando el hecho que defina mi vida😀 antes de terminar en el Mictlán.

  8. Manuel said,

    “Aquí está lo que queda de Manuel, amó, sufrió, lloró, berreó, granputeó, cogió y gozó cada minuto, seguro va a reencarnar en cucaracha, se divirtió demasiado”

    Besos desde el desierto
    Ps yo mero, quién mas te besuquea desde el desierto?

  9. Hola Wen, Como estas? aquí entrando tras una larga ausencia. y enviandote un gran saludo desde la ciudad de los Ángeles. Puebla.

    cuando una pagina alimenta y nutre hablen japonés o tailandés , las barreras del idioma no existen. Felicidades.

    Mi epitafio seria “Tomalo como un recuerdo, salí a la luz y llegue a la oscuridad y nadie puede darme una vela o linterna para avisarte quien esta alla…cuando llegas para traerme noticias nuevas?”

    Saludos! que tengas mas visitantes incultos de todo el mundo.

  10. poncin said,

    Amo los epitafios, me encanta leerlos en las viejas tumbas, pero me sería difícil escribir el mio.

  11. Rojo said,

    Mi epitafio diría así:

    No busques en este lugar por mí
    Busca en lo profundo de tu corazón
    Si ni siquiera estoy en tus recuerdos
    Mi vida ha sido en vano

  12. ¡Le pusiste Porthos! ¡Eres lo máximo!

  13. Mi otro Yo said,

    Ya hice los mios, no están tan poéticos pero hice mi esfuerzo.

  14. wenperla said,

    Detective: por supuesto que le puse Porthos. Le va de maravilla. Mil gracias.

    Mi otro yo: ya me hiciste sentir mal. Necesito un epitafio… pronto… No sé bien qué diría pero sin duda deberá ser algo cagado. Salí peor de lo que pensaba pa’ pensar en mi muerte… caramba…

    Pero bueno, no confundamos. El epitafio es una cosa y la semblanza para la solapa es otra. Yo hablaba de un híbrido. Un epitafio es demasiado breve para fungir como semblanza y una semblanza es demasiado académica para ser un epitafio.

    El reto es aún más complicado de lo que pensábamos…

  15. Mi otro Yo said,

    Ups… pos ya me la pusiste bien difícil, mis capacidades mentales no creo que den para más de una línea… ciertamente tienes razón, un epitafio no llena la solapa, pero como no creo que nadie escriba un libro sobre mi, pues cero solapa, cero semblanza… viva el epitafio.

    A mí también me gustaron las últimas dos, pero puse las demás solo para que no fuera tan “chapulinescocolorado”.

    No habíamos “entrado en contacto”, aunque yo te tengo en mi erre-ese-ese hace ya unas cuantas semanas… pero no me había “aparecido” porque yo soy un incluto incultivable.

  16. Podrías poner: wen no murió solapas…henos aquí.

    un post maravilloso.

  17. blueship said,

    Wen:

    …hablando de desvelos y esperas prolongadas, ¿ya salió el anunciadísimo libro de Junot Díaz? -no se me olvida-!

    sobre el epitafio…nada, aún no se me ocurre nada…estoy buscando entre alguna frase de Sabina o el título de alguna película, pero no es para nada original! Still thinking!

  18. […] esto. Quizás lo leí pero no recuerdo dónde. En fin. (Ya había yo sacado esto a colación en un post anterior al declarar que “escribir en vida como si estuviéramos muertos debe ser casi tan difícil […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: