22 julio 2008

Xenofobia

Posted in para incultos cultivables a 5:17 PM por wenperla


No es que nos cuente algo que no sabemos. No es que vayamos a leer lo más atroz que hayamos leído jamás. No es que las situaciones descritas sean inéditas y jamás imaginadas. No es que no haya habido ya degradaciones más repugnantes. No es que sea el reportaje mejor escrito de todos los tiempos. No es nada de esto. Este libro es, simple y llanamente, un homenaje al periodismo encubierto… un llamado a la conciencia.  

cabeza-de-turco

Günter no contó esta historia: la vivió. Fue protagonista de una historia con mil protagonistas anónimos. Fue a través de Alí que cobraron voz todos aquellos que desde siempre han tenido una vida silenciada. Hay una diferencia entre la Segunda Guerra Mundial y la segunda posguerra: la suplantación del tirano único por varios tiranos creados a su imagen y semejanza. Mientras aquél se valió de campos de concentración para ‘purificar’ su raza, los últimos se valieron de títeres de carne y hueso para enriquecerse aceleradamente y sin escrúpulos. Günter Wallraff hace una radiografía maravillosa del submundo alemán de la segunda posguerra. No le bastó descubrir la brutalidad encubierta: se entregó a la barbaridad para contarnos la historia no desde la perspectiva del periodista sino del turco ilegal que llegó a Alemania en busca de una oportunidad.

Valiéndose de un precario pero efectivísimo disfraz, Günter se transforma en Alí, un turco ilegal en en la República Federal Alemana. Y así vive sobrevive, infiltrándose en las catacumbas más profundas de la xenofobia y del racismo de una sociedad retrógrada e ignorante, violadora al extremo de los derechos humanos. Nos narra una a una todas sus desavenencias y desenmascara a los criminales que, a imagen y semejanza del genocida más famoso de la historia, se esforzaron por hacerse merecedores de una parcela considerable en el infierno. Hoy desde ahí nos miran.

¿Y cómo nos atrevemos nosotros a criticar estas atrocidades si las fomentamos en nuestros ambientes más inmediatos? En la oficina, en la calle, en el antro, en el avión… todo el tiempo quedan manifiestos nuestros complejos. El “N.R.D.A.”  no es sino una muestra clara de que a nuestra sociedad le falta muchísimo por evolucionar. México es producto del mestizaje y, paradójicamente, es el país más heterogéneo de todos.

 Cabeza de turco vendió, en muy pocos meses después de su primera publicación en 1985, más de dos millones de ejemplares. La cuarta reza: “convirtiéndose en el mayor best-seller de la posguerra, un verdadero fenómeno sociocultural”.

Este hombre no pasó a la posteridad por su prosa perfecta dista mucho de serlo. Fueron sus agallas las que lo encumbraron como uno de los portavoces de la humanidad. Ésa debiera ser la utopía de todos los periodistas: amar la historia a un grado tal que contarla no es suficiente: hay que vivirla.

La xenofobia es uno de esos males con los que la humanidad tendrá que perecer. Podríamos cambiarlo, pero nos da güeva. Esa maldita indiferencia que nos ciega y nos convierte en actores pasivos de esta puesta en escena. En fin, ¿qué más da?. Los alemanes de la saga hitleriana exterminaron a los de razas ‘impuras’; aquí sólo discriminamos a diestra y siniestra. Aquí la crueldad física pierde protagonismo frente a las agresiones psicológicas que nos vuelven una sociedad mecánica y resentida.

16 comentarios »

  1. Perro Laico said,

    Te escribe un xenófobo de clóset. Yo no quiero a los gringos. Nada. Sólo me gustan poquitas cosas de ellos.

    Cuando me di un rol por tierras otomanas me di cuenta que, muy aparte de que los tacos al pastor allá se sirven en pan y no en tortilla, ahí habita una póstuma cultura bien chingona, pero llena de gente huevona y mala leche, sí hay mucho malviviente.

    Y por eso en europa no los quieren, menos en Alemania. P’ss los ven mal, es como si aquí llegara un peruano salido de un programa de Laura en América vanagloriándose, queriendo instruir cultura.

    ¿Ves lo que acabo de hacer? Aromas de xenofobia por doquier.

    -Voy a leer ese libro-.

  2. […] de sus hallazgos?—; Günter Wallraff, el mejor impostor de la historia periodística —y su Cabeza de turco—; y Gabriel García Márquez, entre […]

  3. Ramón said,

    Como no pude postear ni madres de comentario, te
    escribo aquí que ya leí
    ³Cabeza de turco² (tu reseña, no la obra). Muy
    buena. convincente al grado
    de que iré a comprar el libro a mi regreso, pero
    también me deja claro que
    debo jorobarte durísimo hasta que consigas una
    sintaxis impecable pues, por
    ejemplo, gallardos solecismos como “Fue él el
    protagonista” y “”Fue a través
    suyo, de Alí” acusan un descuido (o una prisa, es
    lo mismo) que jode el
    texto. Al menos, es así para bueyes tan mamones
    como yo. Sugiero: “Fue
    protagonista” y ³A través de Alí”.

    Hoy, mientras me afeitaba, recordé estos versos
    de Fernando Pesoa, de su
    poema “Tabaquería”:

    No soy nada,
    nunca seré nada,
    no puedo querer ser nada.
    Eso aparte, llevo en mí
    todos los sueños del mundo.

    Y los ligué con esta frase de Edgar Allan Poe:

    Yo he escuchado todas las cosas del cielo y de la
    tierra. Y muchas del
    infierno.

  4. wenperla said,

    Ramoncito: cambios realizados. Mil gracias por la corrección. Dime tú cuántos pueden jactarse de contar en su blog con un corrector así… coño, qué halago.
    Tendré que averiguar qué son solecismos porque, para qué te miento, no tengo ni idea.

    Los versos que citas son hermosos. Me recuerdas que mi inmersión en la poesía sigue pendiente. Es complicado, ¿sabes? Es como tener dos pretendientes: uno te gusta más que el otro pero el otro se está rifando pa’ que le hagas caso… qué barbaridad…

  5. r.h.g. said,

    Suena como una lectura interesante. Especialmente por el hecho que, si bien entendí la reseña, la crónica tiene lugar en la BRD (considerada históricamente más democrática y libre que la DDR). Supongo que hasta cierto grado tiene sentido, teniendo ésta un atractivo mayor de oportunidad económica para el migrante turco que la presentada por alemania oriental.

    Afortunadamente, creo que en gran medida el problema está superado. Me falta poco para cumplir el año de residencia en Alemania (viviendo en Frankfurt, Munich, y actualmente, Ulm) y me es claro que no solamente la cultura de tolerancia es generalizada, sino también la búsqueda de integración entre ambas culturas. El estigma de la historia sigue estando presente, pero no es impedimento para las generaciones jóvenes se acerquen entre sí.

    Me parece indispensable aprender de ésto a la hora de tratar con las comunidades indígenas en México.

    (Entre paréntesis, por si no lo han visto: http://www.elboomeran.com/video/78/javier-marias-en-lecciones-y-maestros/ )

  6. isteri said,

    recientemente en un artículo de la revista gatopardo, hablaban sobre los neonazis-araucanos….unos chilenos con una doctrina de miedo¡¡

    esas cosas simplemente escapan a mi entendimiento del mundo, chale.

    un beso, buena recomendación.

  7. wenperla said,

    Oigan… no sé si se han percatado de que aquí quizás no haya cantidad pero cómo hay calidad. Todos sus comentarios me han parecido extraordinarios. A ver:
    1. Un xenófobo que viene a contarlo. Wórales. Que nos dice “pos yo conozco a los turcos y la neta son güevones y sucios”, casi casi “como los peruanos”!!!!!!!! Estamos ante un xenófobo que comienza odiando a los gringos, luego critica a los turcos pero reconoce que ‘tampoco’ están como los peruanos!!!! Hostia!!!!!!!!
    2. Un experto (créanme, EXPERTO) viene a leer Puras Letras y a hacer acotaciones estilísticas. Wow.
    3. Quiero pensar que se trata de un mexicano que vive en Alemania y que desde allí nos cuenta cómo ha evolucionado el conflicto central que aquí se ha expuesto. Qué hermoso. Si mi opinión sirve de algo he de decir que las pocas veces en las que he estado en Alemania me he enamorado de su gente y de su historia (ajá). En la mirada de la gente adulta, en efecto, se percibe un dejo de infinita tristeza. En Berlín hay construcciones destruidas que nunca se han reconstruido para que la gente no olvide el Holocausto. Pfff.
    4.Isteri, que viene religiosamente desde que nos conocimos (cosa que infinitamente aprecio dado que (no están ustedes para saberlo ni yo para contarlo) se trata de un escuincle loco y brillantísimo.

    Mil gracias.
    Y sí. Irónico: Cabeza de turco se desarrolla en la RDA, el lado “occidentalizado” de la Alemania que luego se unificaría al derribarse el maldito Muro de Berlín.

  8. Falcon said,

    Vaya que suena interesante, extraño yo nunca había escuchado de él, la xenofobia es un gran mal que aun nos aqueja en estos días de globalización donde ya no debería de haber ese miedo al extranjero.

    Si lo llego a ver no dudare en leerlo. Saludos Wen.

  9. Delfìn said,

    gracias por la reseña,buscaré el libro para adentrarme un poco más en aquella historia. En cuanto a la xenofobia, creo que es como dices, ya, tal vez, sin grados de violencia física, se sigue practicando y mucho. En Europa, en EE.UU y en toda LAtinoamèrica… nosotros, a mayor o menor escala, cada uno, a veces a propòsito, otras sin querer, también fomentamos esta cuestión…

    saludos

  10. Hola Wen.
    Apenas pude usar una pc, por stress del trabajo, al mirar un monitor o la t.v. dolia la caveza y los ojos. pero ya listo.

    en estas lluvias y “encharcamientos” tengas mucho cuidado y tapate muy bien. por que si no seran puras gripas.

    te mando un fuerte saludo a ti como atodos tus incultos.

  11. sergio said,

    Me atrevo a decir que el cambio que se busca en esa forma de pensar es tan radical que necesita de mucho ingenio para resolverse, una sociedad educada seria un primer paso, ahora digo ingenio por que a veces para resolver problemas que nos sobrepasan requieren a veces de soluciones que nos sobrepasan de la misma manera pero no por esto imposibles.

    vale la pena el solucionar algo.

  12. lear said,

    El tipo de la portada parece de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro. Cuánta intertextualdiad…

  13. lear said,

    Por cierto, gracias a r.h.g., la conferencia de Marías está poca madre.

  14. niño bomba said,

    hola wera.. hace muchas lunas que no te comentaba y esta noche se me antojo, sobretodo porque tmb creo que existe xenofobia interna, muy marcado me ha pasado en la Ciudad de Querétaro, donde siento que le tienen fobia a los foraneos,ya seas de Guadalajara, chilango o de Monterrey… tal vez sea porque uno llega de otra Ciudad a ocupar un mejor puesto y con un mejor salario que ellos que se yo, pero se da muy marcado su coraza de no convivir y cerrarse en sus circulos sociales. o tal vez sea mi mala impresion o que he fumado demasiado los ‘ultimos días, cuidate mucho y que estes bien.

  15. SPIDERMARK said,

    Mi querida Wen, nuevamente has hecho una excelente elección, felicidades y gracias.
    Y como buen paladín, ésta vez Spidermark salta al ciberespacio para defender a los “desvalidos” y hacerles justicia, en el presente caso, al autor.

    La xenofobia es sin duda un tema sumamente tentador, entre otras cosas, por la polarización que puede detonar. Incluso ¿porque no decirlo?se vuelve interesante al confrontarnos con nosotros mismos, con nuestros usos y costumbres.
    Sin embargo un tema que me resulta aún más interesante es la búsqueda del buen amigo Günter para desarrollar “Cabeza de turco” ; pues el periodismo encubierto tiene implicaciones éticas y morales sumamente complejas, mismas que el señor Wallraff seguramente tuvo que sortear aún antes de sumergirse en el inframundo del que nació tan brillante narración.

    Por ello y porque tristemente (lágrimas de cocodrilo) noto que sólo dedicaste un párrafo al dilema y las agallas del germano, debo decir que esperaré con ansia otro brillante post sobre el tema y algo más que nos hable del autor y su manera de hacer periodismo.

    Ya de salida quisiera compartir un par de datos: al primero es un extracto de alguna de las pocas entrevistas que da el autor alemán y habla sobre la necesidad de enmascararse para desenmascarar las injusticias de nuestro mundo, Wallraff la achaca a un traumatismo infantil. «A los cuatro años y medio me colocaron en una guardería en la que me quitaron todos mis vestidos. Una brutal despersonalización. Creo que mi necesidad de meterme en la piel de otros tiene algo que ver con aquel shock. Quiero decidir yo mismo mis roles, en vez de aguantar estoicamente los que otros intenten imponerme».
    Y el segundo es sobre una nota que publicó la jornada en el mes de marzo y que afirma que Günter Wallraff vendrá a México en noviembre del presente año y que dará algunas conferencias en la UNAM y la Ibero.

    Sin más por el momento me despido y te mando un beso aracnido.
    Your friendly neighborhood…

  16. […] De nada en particular. Ya ven que en este mundo la tragedia es el pan nuestro de cada día. (Ah, yo siempre proyectándome, iré a terapia.) Los periódicos habían dado cuenta de la captura de un par de miembros de su […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: