6 mayo 2008

Pausadamente

Posted in para incultos cultivables a 7:17 PM por wenperla


Hay muy pocas cosas en la vida que, de tan buenas, deben sorberse poco a poco. A pesar de ser ésta una necesidad prácticamente imperiosa e irrefutable, casi siempre se complica. ¿La razón? Sencilla: porque las mejores cosas siempre queremos bebérnoslas de golpe; atascarnos, pues. No sé yo si la obligatoriedad de que abordemos estas experiencias con calma deriva de que mientras más pronto te lo acabes, menos tiempo lo disfrutas. Tengo otra hipótesis, ésta quizá más acertada: si te atragantas sin pensarlo, te quedas con el todo. El todo es lo que te tragas. Por el contrario, si lo hacemos poco a poco, nos deleitamos en los detalles, en las minucias, en las acotaciones. A la larga, creo yo, quedan mejor resguardados en nuestra memoria los paréntesis que las líneas al aire. Si tuviera que ser honesta, diría que soy atascada (sí, sin duda). Pero a veces hasta los atascados como yo nos damos cuenta de que hay que hacer una pausa, de que hay que frenarnos de golpe e irnos por la lateral. ¿Por qué? Porque a pesar de la hermosura del todo en conjunto, los detalles son los que quedan para la posteridad. Tómenlo o déjenlo, con este libro así tiene que ser. ( [Esa] necesidad prácticamente imperiosa e irrefutable…)

Seguramente me atasqué con la novela. Lo que no voy a permitir es que se atasquen ustedes también. La voy a triturar. La voy a desgajar. Para que vean por qué Javier Marías es JAVIER MARÍAS. Para que vean cómo es posible hacer de un capítulo una novela y de una novela una obra maestra. No acabaríamos nunca de desmenuzar esta novela si lo hiciéramos a conciencia, si lo hiciéramos detenidamente. Démonos unos dos o tres posts, sólo eso, porque lo merece.

A modo de introducción, les contaré algo personal. Soy una persona muy ‘diferente’. Por muchas cosas. Porque me choca que los chicos me traten como creen que deben tratar a ‘las niñas’. Porque de tan abruptamente honesta no digo la verdad, la ‘vomito’. Porque soy optimista incluso ante las situaciones más catastróficas e irreversibles. Porque no desconfío de la gente ni haciéndome el firme propósito de desconfiar. Pero, sobre todo, lo que me hace distinta del resto de las personas que conozco en mi vida, lo que me hace única para toda la gente que me rodea, es que no tengo un solo secreto. No lo tengo. Uno solo. Toda mi vida está repartida entre la gente que ha recorrido conmigo uno u otro trecho del camino. No me quedo con nada. No me siento ni en riesgo ni vulnerable. No tengo nada que ocultar. No sé identificar el umbral entre lo contable y lo íntimo. Quizás ahora no lo cuente todo, pero si me lo preguntan, lo cuento. Será, tal vez, que a lo largo de los años va extinguiéndose esa hermosa capacidad de emocionarnos por todo, señal inequívoca de que vamos haciéndonos viejos. Y bueno, todo este preámbulo para decir dos cosas:

1. Si no se dicen, las cosas no pasan.

2. Tener secretos es obligatorio. Hay cosas que no deben contarse. Hay cosas que no queremos saber. Desvelar estos secretos puede destrozarnos la vida.

corazon-tan-blanco

***

(Bah, quizá por eso lo cuento todo. Porque no tengo secretos de tal envergadura…)

13 comentarios »

  1. Rubas said,

    Atascarse, no hay otra forma de intentar asequir el mundo. Tanto que leer, tanto que ver, tanta gente que conocer, tantos lugares por conocer.

    No me daría miedo morir en uno de esos atragantamientos.

  2. Hola Wen
    Como estas? aquí me encuentro buscando libros, ya que esta cerca la fecha de los exámenes finales y graduaciones en las escuelas y eso me permite un poco de tiempo libre para poder leer pocos libros en lo que va de este año, hasta pena me da decírtelo, no le puedes ocultar nada a los amigos. (te diria que he leido 30 libros) pero ni yo me la creería.

    A leer con suma atención tu blog para hacer una nueva lista de libros.

    Saludo, cuidate.

  3. Lilián said,

    Uy, no, no, no, no, no, no, Wen Perla: ¡coincido contigo total y avasalladoramente!

    Pocos libros me han dejado una marca tan profunda como la de Corazón tan blanco. Qué novela. Qué historia(s). Qué temas trata. Cuán circular es el libro una vez que lo acabas y sientes un hueco, algo indefinible, y quieres volver a leerlo y seguir sin saber cuál es el secreto, ni por qué un “corazón tan blanco” (con todo y la rareza de la traducción, absolutamente intencional) queda manchado por los secretos que no se dicen.

    Toda la novela es tensa, está a la expectativa, resuelve un misterio para abrir otro, y sin embargo es literatura pura. Es Borges (esa rigurosidad, esa cultura) meets Cortázar (esa imaginación prodigiosa para crear tramas y tramas).

    Al final yo también quedé convencida de que hay secretos que es mejor no saber.

    Guau. Está en mi top 10. Aplausos, aplausos.

  4. desde el Pacífico said,

    Javier Marías es mi escritor favorito !!!
    Tengo la dicha de conocerlo y de tener mis libros autografiados por él.
    Alguien está leyendo “Tu rostro mañana” ??
    Saludos!

  5. wenperla said,

    ¡Nooooooooooo inventes!!!!!!!!!!!!!!!!! ¿¿¿¿AUTOGRAFIADOS POR ÉL?!?!?!!?!?!?!?!?!!?!?!?!!??? ¿LO CONOCES?!?!?!!?!?!?!?! ¡¡¡¡¡¡¡COOOOOOOOOOOÑOOOOOOOOOOOOOO!!!! ¿¿¿Dónde lo viste????? Tu nick es “desde el Pacífico”, ¿no será más bien que escribes “desde Madrid”????

    No manches, ¿sabes? Definitivamente, hay sólo dos personas en este mundo, decididamente dos, con las que no podría contenerme si me las topara en la calle: Marías y Vargas Llosa.
    Cuando viví en Madrid los buscaba por doquier, a ver si me los hallaba por las calles, pero pensándolo bien mucha perspicacia me faltó. Debí forzar el encuentro. Espiarlos, hostigarlos, hacerme pasar por lo que fuera, con tal de verlos, tocarlos, sentir que son reales, o lo que fuera. Y ahora que estoy bien instalada en el DF no hago más que maquinar (infructuosamente, claro) algo que me lleve a ellos. Sabía que Marías daba clases, pero ahora, al parecer, ya no. Te juro que si diera clases haría todo lo humanamente posible por ir y sentarme media hora frente suyo.

    Oh, qué proyección, pero me emocionó muchísimo que lo conocieras… lo de los ejemplares firmados. Wao. Y mira, trato con autores tooodos los días, pero ninguno como ellos.

    Y bueno… sí pienso leer, en algún momento, Tu rostro mañana. No me he animado aún, seguro toma mucho tiempo… Pero sí, nos lo echamos. ¿Tú comenzaste? ¿Cómo vas?

    Hostia. Vaya que soy fan…

  6. erik said,

    mi estimada Wen.

    Ya tenia rato que no leía tu Blog, y cada que lo hago me encuentro con una sorpresa muy agradable.

    te estimo mucho y gracias a ti, puedo y leo cada vez literatura que vale la pena, el solo hecho de leerte a ti, lo tengo que hacer sin que nadie me moleste, para poder disfrutar tus pensamientos, me encantan.

    saludos

  7. Oscar said,

    Quiza tengas razon pero quiza por tomarnos la calma para muchas cosas hace que algunas se pierdan o se olviden o que alguien nos las robe…

    1. las cosas pasan aunque no las escriban, el que nadie se entere despues es otra cosa…

    2. si hay cosas que es mejor no saber…
    como dice Arjona: una mentira que te haga feliz vale mas que una verdad que te amargue la vida…

    pero bueno creo que yo tampoco tengo nada mio que tenga esas proporciones, pero que me hayan dicho si…

  8. Roberto said,

    Ya tenia tiempo que leia esporadicamente, porque me aleje de los libros y de amigps que opinaban sobre ellos, desde que encontre tu Blog, inicie de nuevo, aun no leo a la velocidad de antes, que no se acerca al a tuya, sobre todo disfruto tus comentarios de ellos. gracias

  9. Falcon said,

    Corazón tan blanco, me lo han recomendado mucho y no lo he leído, yo si guardo algunos secretos muy celosamente, cosas que son muy mías y creo que a pocos les revelaría por que seria compartir algo muy intimo.

  10. gina said,

    Sin pausas… así hay que leer a Javier Marías, atascarse, no importa. A fin de cuentas sus historias se vuelven a leer, y ahí se vuelve más grande aún. “Mañana el la batalla piensa en mí” es de esos, te atrapa de sopetón, pero luego, por algún motivo, sabes que tienes que volver a él. con “Corazón tan blanco” pasa algo parecido, lo impresionante son los dos primeros párrafos, perfectos, no los recuerdo textuales pero se quedaron aquí, mmmm, llegando a casa seguro los leeré de nuevo.
    Saludos

  11. […] Atásquense (como yo). Apártense de las reglas establecidas. Qué más da lo que piensen los demás. Sean felices […]

  12. […] por ejemplo, los varios posts que le dedicamos a Nabokov cuando Lolita o a Javier Marías cuando Corazón tan blanco. Bueno, la misma suerte correrá la Historia de un amor maravilloso de Carl-Johan […]

  13. […] todo pa’ que se oiga más bonito. Pfff. Por eso me meto en tantos problemas. Por ser tan abruptamente honesta. Mi jefe solía decirme que parezco de Islandia, que soy muy ruda para estar d’este lado del […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: