24 septiembre 2007

Para repensar el amor…

Posted in en fila pa' la "categorización" a 2:52 AM por wenperla


De las Travesuras de la niña mala quiero extraer una lección que va mucho más allá de las cuestiones técnicas de la prosa de Vargas Llosa; me gustaría más bien abordar la forma en la que en este libro están retratadas las relaciones interpersonales y la alarmante semejanza entre el “amor” plasmado en este libro y las relaciones que los seres humanos de hecho sostenemos con las personas a quienes decimos querer.

Ya varios saben que Vargas Llosa es de mis escritores favoritos. A mí me parece excepcional, mucho mejor que García Márquez. Independientemente de sus posturas políticas, como novelista y como ensayista me parece uno de los prodigios más representativos de la lengua castellana en el mundo contemporáneo. He leído varios libros de él… unos cuatro, y en todos me ha atrapado desde el comienzo hasta el final. A mí me encanta, me gusta muchísimo más que Nabokov, aunque sé que muchos me van a querer linchar.

Bien, una vez habiendo dejado claro lo muchísimo que lo admiro y lo maravilloso que como escritor me parece, vayamos a lo que nos atañe: la relación del protagonista con la niña mala. Aquellos que no la han leído han de saber que Ricardo, un traductor, se enamora (¿obsesiona?) de la niña mala. La relación entre éstos se caracteriza por su intensidad, su intermitencia, sus mofas continuas a los sentimientos del otro; la ambición y la arbitrariedad; la humillación y la locura desenfrenada; una total carencia de amor para sí mismos y, por supuesto, un establecimiento completamente erróneo de prioridades.

Las etapas de este “amor” atraviesan todos los matices: desde el enamoramiento aquel del que todos somos presa en uno u otro momento de nuestras vidas hasta la desesperación y el desenfreno propios de las relaciones destructivas, que nos carcomen hasta el tuétano. Ahora… si el libro se llama Travesuras de la niña mala, hay que tener claro que las maldades de la niña son más bien lo más recurrente a lo largo de la historia.

La relación entre Ricardo y la niña mala rebasa los límites de lo destructivo, de lo obsesivo, de lo insano y lo devastador. El problema no es que Vargas Llosa describa tan arduamente una relación tan enferma, no, el problema es que este libro tan sólo reproduce lo que día a día ocurre en la cotidianeidad de nuestras realidades.

¿Por qué aferrarnos a esos amores que duelen? ¿Por qué convencernos de que aquel que no nos ama es “el amor de nuestra vida”, sin siquiera darnos la oportunidad de conocer a alguien que es capaz de demostrarnos a qué saben el amor, la paz, la armonía, la confianza, el compromiso, la tranquilidad? ¿Por qué querer a quien nos maltrata, nos lastima, nos humilla?

En mayor o menor medida, todos hemos padecido por amor. En mayor o menor grado, todos hemos sufrido ciertas vejaciones, todos hemos derramado lágrimas por algún amor no correspondido. Todos los seres humanos en algún momento hemos decidido aferrarnos a una relación que no funciona, quizás por ese miedo estúpido a no encontrar a nadie al final del camino, quizás por aquello de que “más vale malo por conocido que bueno por conocer”.

Cuando yo leí el libro, hace poco más de un año, estaba destrozada. Emocionalmente estaba hecha trizas. Yo justamente me había aferrado a alguien, yo me había vendido la idea de que era él la persona con la que quería compartir mi vida. Hoy en día no sabría decirles si eso que en aquel momento llegué a sentir por él fue amor; lo que sé es que duró casi 5 años y que mi vida sí puede ser descrita antes y después de él. Yo, por “amor”, he llegado a los umbrales más profundos de la tristeza, y jamás pensé que los males del corazón pudieran doler mil veces más que cualquier padecimiento físico.

Aquella relación fue, sin dudas, terrible. La relación entre Ricardo y la niña mala no refleja otra cosa que los extremos tan negativos a los que puede llegar una relación cuando no la sabemos cuidar. Una relación aberrante, alejada de todo lo que a lo largo de nuestras vidas nos es posible concebir como verdadero amor, donde la humillación, el engaño y la soledad, son los ingredientes con los que vamos condimentando ese supuesto “amor”, es justo lo que Vargas Llosa recrea en las Travesuras de la niña mala.

Yo la neta sé muy poco de la vida. Pero una cosa sí les puedo decir de todo corazón: la vida es demasiado corta como para vivir supeditados a los vaivenes de una relación que lejos de hacernos felices, cada vez nos hace más miserables. Hoy escribo respecto a esto y por primera vez en mi vida estoy segura de que comienzo a saber a qué sabe el verdadero amor. Nunca lo hubiera sabido si no hubiera decidido salir de una vez por todas de las redes aquellas que yo misma me eché encima, de las redes de una relación que era todo menos lo que yo quería para mi vida.

El libro quizás pueda parecerles muy exagerado, pero cuando estamos dentro de una relación tan destructiva, perdemos la noción de los límites humanamente permitidos. ¿Qué necesitamos para despertar, para darnos la oportunidad de tener una relación sana, que nos haga felices?

Ya sé que en este post me proyecté durísimo, imposible evitarlo. Este libro me removió muchas cosas, y hoy que me siento completamente recuperada, correspondida y feliz, puedo ver las cosas desde otro punto de vista. Les dejo para concluir algo que me ha enseñado mi mejor amiga: “Wen, amar no es ‘te amo y no puedo vivir sin ti’, amar es ‘sí puedo vivir sin ti pero no quiero, porque recorrer el camino a tu lado me hace más feliz'”.

15 comentarios »

  1. Miriam said,

    Genial! Totalmente de acuerdo con vos en muchas cosas.

    Que yo pueda calificar a alguien como “el amor de mi vida” haría falta saberme correspondida y no como una obsesión, capricho, o simplemente porque el otro se haya vuelto dependiente de mí.

    Y mirá que yo sí me volvía dependiente en las relaciones. Pero segura de que no era amor. Un día “desperté” y caí en cuenta que el amor tiene mucho, muchísimo de libertad, de paz, de seguridad.

    Por supuesto que duele no saberse correspondido. Pero gastar energías en alguien que más de una vez nos demuestra que no siente lo mismo que nosotros, no es sano. Hay que, por fin, seguir adelante. En algún lado, está ese amor que tanto buscamos.

    Ayer pensaba que al tiempo no hay que pensarlo como que avanza. No. El tiempo es más bien una cuenta regresiva. Cada vez falta menos para tomar unas vacaciones, cada vez falta menos para encontrar a ese alguien que tanto ansiamos, cada vez falta menos para tener hijos, cada vez falta menos para que la muerte llegue. Una cuenta regresiva llena de esperanzas, incertidumbres y con solo una cosa muy clara: la muerte.

    Besos!

  2. gammada said,

    Por alguna razón en este mundo no existe –que yo sepa- ninguna escuela dedicada a enseñarnos como amar y ser amados. De hecho, seria difícil establecer los parámetros de enseñanza considerando que la definición del amor varía mucho de cabeza a cabeza y de cultura a cultura.

    Sin embargo, algo que si me queda claro es que –generalmente- cuando nos acercamos por vez primera al amor, no tenemos ni la más remota idea de que es lo que buscamos. Me recuerda a un ejercicio de supervivencia que hace tiempo realice. Asido a una cuerda, tuve que atravesar por un largo y accidentado terreno con los ojos vendados. La experiencia amorosa es similar, la diferencia: aquí de plano no existe tal cuerda.

    Vamos paso a paso dilucidando las diferencias entre amor y posesión; entre considerar al amor como algo envolvente o algo liberador. Aprendiendo que para que las cosas puedan funcionar, tarde o temprano vas a tener que ceder pero no por la vía de la imposición, sino de la negociación.

    Desde mi particular punto de vista, la clave del éxito en una relación, somos nosotros mismos y la capacidad de aprendizaje e introspectiva que tengamos. Es muy fácil culpar al otro de muchas cosas. Es, por el contrario, en extremo difícil dejar a un lado al pequeño tirano que todos llevamos dentro y reconocer que nuestras carencias nadie las podrá llenar mas que nosotros mismos. Que nuestros pensamientos y acciones conllevan una responsabilidad y en algún punto la tendremos que asumir.

    ¿Amar duele? Sin duda!

    Pero conforme avanzas en la vida, te das cuenta de que tienes tanto poder como ser humano que hasta puedes definir que tan amplio o reducido quieres que sea ese dolor.

    En las relaciones no se trata de ganar o perder. De cuidarte o no de engaños y heridas. Se trata de aprender, de liberarte y de evolucionar.

    Después de todo, existe una buena razon para que no exista tal escuela, ¿No lo creen?

    Miriam: Sobre la idea de la cuenta regresiva… interesante concepto. Curioso que hasta ahora nunca había enfocado mi vida de esa manera. Gracias por el alimento cerebral.

  3. gomis1206 said,

    Déjame pensar si yo he estado alguna vez en una relación que no sea destructiva… Mmmm… NO!!!

    Sí, una vez; AHORA!!! Ahora que estoy solo, no tengo una relación destructiva con nadie… Chale!!!!

    Besos!!!

    Cómo va el amor???

  4. latamoderna said,

    Ah, quiero leer este libro, ya se me había olvidado que quería leerlo.

    Ve la peli que recomiendo en mi blog. ES UN “MUST”…

  5. wenperla said,

    Lo que comentan me hace pensar que, en algunos casos (Miri y Gammada, por ejemplo), sería recomendable que este blog se convirtiera también en una bitácora para ustedes mismos. Analicen con detenimiento lo que comentan y, neta, son pensamientos e ideas que valen muchísimo la pena. Estoy de acuerdo con que aquello de la cuenta regresiva está fenomenal Miri. Lo que aportan cada vez que comentan vale muchísimo la pena, yo aprendo un montón de ustedes, y quizás funja éste como un medio a través del cual canalizan lo que piensan y lo que sienten. Mil gracias por venir aquí y compartir eso en Puras letras.

    Ahora… Héctor… jajajaja. Así que eres fan de las relaciones destructivas… híjole… eso sí es un problema… Por ahí bien dicen que “al que por su gusto muere, hasta la muerte le sabe”… sí es así??? Y a mí la vida me sonríe, no tengo quejas, he comprobado que aquello de sentirse en las nubes verdaderamente existe. Pero si tú eres fan de lo otro… qué le vamos a hacer?!?!?!

    Latamoderna: hasta me entusiasmó la idea!!! Iré a verla a la brevedad!!!!

    Y, bueno. No sé por qué no lo dije en el post, pero Travesuras de la niña mala me parece un libro idóneo para aquellos que están inmersos en una de esas relaciones destructivas y que no hallan por dónde salir. Leyéndolo se llenarán de rabia y les servirá, quizás, para darse cuenta de que no es eso en lo que quieren que su vida se convierta.

    Sólo se vive una vez así que… Sean intensos!!!!! Sean felices!!!!

  6. abraham said,

    yo tambien quiero leer ese libro se ve que esta bueno

    http://www.facilidadfinanciera.ws

  7. Mi querida Wen…

    Es que el amor es un pedo… Tan explosivo y efimero como un vil pedo. Jajajajajaj.. Sí.. se que hice trizas la concepción del amor que posees, pero la idea de tener amores pasionales solo son propias de los humanos.
    Cuando “cosificamos” a alguien, es el punto de partida para iniciar relaciones tormentosas en el la idea de pertenencia se vuelve taaaaan propia y enfermiza que nunca sabremos a ciencia cierta si lo que se sintio fue amor o no.

    Vargas Llosa… mmm me gusta, pero no para ser intenso.

  8. estube a punto de comprar ese libro! por que razon no? no sabria el por que.
    El amor es como una tienda de computadoras, el gabinete es muy alienware, pero el interior es un pc-chips. (que pesima comparacion) pero asi es.

    Yo estoy leyendo “Un mundo feliz” de Aldous Huxley. (un parentesis)

    He estado en una realizon destructiva…( se me olvido, esto de no tener memoria me mata, solo me vienen a la mente grandes recuerdos )

    Por favor no me cuenten el final!!! que para eso les contare los de las peliculas que estan y estaran en cartelera..heee!!

    Saludos Wen. estos dias he estado de poeta. si estoy enamorado? no lo se. pero no quiero verme como German Munster disfrasado de William Shakespeare.

  9. Anya said,

    Me late el libro, creo que lo leeré. No estoy afortunadamente en esa clase de amor ahora, pero si vivi un amor doloroso, oh si, y vaya que lo fue.
    Saludos-

  10. Rosa Mari said,

    Me alegro que estés de vuelta .

    Lo ideal sería cortar la relación antes de que se vuelva destructiva . És muy dificil darse cuenta de cuando llega ese momento .

    Esa frase de tu amiga , ” sí puedo vivir sin tí , pero no quiero …” , me ha gustado.

    Saludos

  11. wenperla said,

    Sí estoy de vuelta y no me volveré a ir!!! Lo prometo!!!

  12. REYNA said,

    Hola Wennnnnn, se me antojo leer el libro, debo confesar que segunnn yo no he estado inmersa en una relacion destrictiva (como yo la concibo, olvidarase de uno y ser la sombra del otro), ese es justamente mi miedo, asi que trato de poner 50 corazon y 50 cerebro, no me ha ido tan bien, tampoco tan mal, creo que he hecho las cosas y estado por conciencia y a finald e cuentas de todo esto saco un crecimiento personal y madurez, de eso se trata la vida, estoy abierta a lo que ella me ponga, lo tomo, lo vivo, aprendo y sigo, sin temor a sufrir, porque hasta eso hay que saborearlo.

    Me da gusto que estes super bien.
    te mando un abrazote de aqui al cielo nena.

  13. Malena said,

    Hola wen, pienso que tal vez sea muy precipitado tu sentimiento, deja que las cosas pasen poco a poco total y como dice el buen Alejandro Dolina en su libro Crónicas del ángel gris
    “Sólo el amor pasajero es eterno. Es amor que se va, pero no muere. La ausencia hace que los romances duren siempre.”
    feliz enamoramiento y suerte con el aterrizaje.

    Malena.

  14. Karina said,

    Weeeen preciosa:

    Hace muchísimo que no tecleaba por este grato espacio debido a diversas razones; el contexto laboral no me pintó bien pero aquí estoy, regreso como “Karina reloeded” -jaja- y me doy cuenta de todo lo que he perdido en este espacio.

    Me antojasté a Vargas Llosa demasiado con su niña mala, me recordaste el demasiado amor que di a “aquel” y que hoy como los alcohólicos, de verdad, decidí “sólo por hoy no le querré”. Prefiero no ahondar en la historia -que conoces-, motivos: Me da flojera, no quiero tristear y prefiero continuar con el auto cocowash.

    Confieso que no he leído al peruano, sin embargo, una de mis próximas adquisiciones será esta recomendación.

    Saludos, un abrazo.

  15. oscar said,

    se que tiene rato este post, pero por él consegui el libro y lo ando leyendo, apenas voy por la página 40, pero me esta facinando, no es que no me guste leer, pero es raro que encuentre un libro que me atrape, como el codigo da vinci que por mas que lo quize leer, a la segunda pagina me aburria…

    las partes de las que habla mucho de la revolucion me aburren un poco, la historia nunca me gusto, pero la trama esta muy buena, yo mismo me imagino “con mi niña mala” (hasta alguna lágrima se me sale debo confesar)

    en fin, muchas gracias por la recomendación!! ya te comentare algo cuando lo termine (que lo que resta de la semana con la exuberante carga de trabajo no sera difícil, jaja)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: