16 julio 2007

Fantasmas del pasado

Posted in en fila pa' la "categorización" a 3:06 AM por wenperla


[Si hay algún visitante nuevo por aquí, ha de saber que este “cuento” fue escrito por todos aquellos que participamos en este blog. Es la primera vez que lo hacemos, y ha resultado ser muy difícil y enriquecedor. Todas las contribuciones son bienvenidas, ojalá les guste.]

Fantasmas del pasado

 fantasma.JPG

Siempre la veía. Todas las mañanas al despertar. Todas las noches antes de dormir. Tenía la foto pegada en la pared. Había comprado una lámpara especialmente para alumbrar la foto, para no perder detalle, para memorizar sus rasgos, para extrañar su olor.

Hacía 4 años que decidió sacarla de su vida, al parecer nunca supo cómo sacarla de su corazón. Los recuerdos lo carcomían, la nostalgia lo trastornaba, los remanentes de aquella obsesión [no podía llamársele amor] no le permitían ser feliz. De hecho, David no conocía la felicidad.

Conoció a Diana a los 22 años. Desde que la vio “supo? que era ELLA. “Ahí está, al fin has vuelto?. La cadera y las piernas eran distintas, pero tenía la misma mirada de Jeannine… los mismos ojos, los mismos labios que invitaban al beso, la misma piel que pedía a gritos una caricia.

Iban rumbo a Acapulco. Iba él con Jeannine. El miedo a ser descubierto por sus padres y las caricias con las que Jeannine lo distraían le impidieron frenar a tiempo. Antes de morir, Jeannine dijo “regresaré?.

Los años de la universidad recrudecieron ante la ausencia de Jeannine y la tragedia por la que estuvo enmarcada su muerte. No, nadie lo culpó. Pero la vida nunca fue igual. La única razón por la que logró salir a flote, sin lugar a dudas, fue aquel “regresaré? en el que confió ciegamente.

Diana era 20 años mayor que él. Increíble concebir que en una mujer tan fría, tan áspera, tan dedicada a su trabajo, pudiera encontrar a la niña que en la adolescencia fue el amor de su vida. Inconcebible para muchos imaginar que tanta ternura, tanta dulzura, tanta ingenuidad y tanta vivacidad se vieran ahora traducidas a la frialdad, la seriedad, la experiencia y las anchas caderas de Diana. Pero era ella, y él lo sabía.

David recordaba a Jeannine con cierto desprecio. Ella fue la primera que lo hizo sentir la avalancha de hormonas que caracterizan al amor. Jeannine era única y significaba aún demasiado para David.

Se conocieron por coincidencias del destino. Los amigos de David siempre dudaron de Jeannine. Era una mujer atractiva como pocas: cabello negro, ojos grandes y negros que contrastaban con el bronceado de su piel; esa piel que añoraba por las noches, tan suave al tacto y que siempre olía a una crema distinta; sus senos redondos, grandes, sus caderas inigualables. Sin lugar a dudas lo más hermoso era su rostro; tenía una sonrisa encantadora, pero era como una trampa mortal… fría y calculadora.

Pertenecían a mundos distintos. Ella vivía en una de las zonas más pobres de Acapulco; él pertenecía la clase acomodada de la capital.

A él no le importaba nada, simplemente era un hombre enamorado que deseaba compartir su vida con ella, 4 años mayor que él.

La distancia entre Diana y David era evidente. Para Diana, David apenas existía. Era la mamá de Sebastián, quien había llegado a la vida de David por casualidad. No sabía mucho de la vida de Diana, sólo que vivía sola con Sebastián en algún departamento de la colonia Roma, casi como la Mariana de las Batallas en el Desierto.
Sebastián no hablaba mucho de ella. Era un tipo medio despistado, pero muy buena persona. Conoció a David en la más extraña de las circunstancias: chocó con él en Parroquia y Avenida Coyoacán. Desde entonces se hicieron inseparables.
El tiempo transcurría sin mayores emociones. Desde la muerte de Jeannine, David había compartido muchas noches -era un chico atractivo-, pero no había logrado abrirle a nadie su corazón. “No ha regresado?, se repetía incesantemente.

Una mañana, al pasar por Sebastián para ir a quién-sabe-dónde, salió ella, Diana, desde la ventana, avisándole que Sebastián no tardaría en bajar. “Es ella?, se dijo. Y su corazón estaba a punto de explotar…

Se quedó frío, sintió cómo la sangre se paralizaba dentro de él. Su cara se tornó azul y sólo pudo oír una voz retumbando dentro de su mente. No podía reaccionar, la voz de Sebastián le retumbaba en los oídos intentando hacerlo volver. Tenían que irse pero no podía… tenía que verla, tocarla, reconocerla.

Sin preguntar se apresuró al interior de la casa pretextando cualquier cosa, ya dentro se refugió en el baño. Un chorro de agua fría en la cara y buscó su propio reflejo, buscó al niño que jamás se fue, que se quedó ahí, esperando.

Y luego… ahí estaba de nuevo, esa voz. Tenía que salir pero estaba paralizado, todo el pasado volvía a él de un solo golpe.

Para David, saberse un completo desconocido ante la mujer que debía ser “la única”, aquella por la que debía esperar tanto y a la que esperaría hasta la eternidad, resultó ser el castigo más grande: la indiferencia de sus ojos sería tan dura como mil dagas heladas enterradas en el corazón.

Durante mucho tiempo contuvieron mil palabras de amor, mil caricias que deseaban intercambiar; sin embargo, el vacío entre los dos resultó tan avasallador como dar el primer paso. El miedo de externar todos los sentimientos unidos a la vez, a alguien a quien por casualidad se acaba de conocer permaneció, a pesar de amar a ese alguien con todo el corazón.

Mientras David buscaba en todos los rostros y voces a su amada, Camila sufría. Durante mucho tiempo ocultó su amor por David. Y él parece que nunca lo notó. Estaba demasiado ocupado buscando a Jeannine.

Camila conoció a Jeannine. Envidiaba la forma en que David la amaba y la idolatraba. Cuando ocurrió el accidente, fue Camila quien le brindó su hombro para llorar. Se convirtió en su mejor amiga y confidente. Y en cierta forma eso comenzó a pesarle. ¿Perder a un amigo por un sentimiento no correspondido? Demasiado riesgoso.

Cuando David le contó feliz que estaba por haber encontrado nuevamente a su amor, ella se entristeció. Siempre albergó la esperanza de que Jeannine nunca cumpliera su promesa y tal vez así ella podría tener una oportunidad con su amor. Ese amor que, de pronto, se volvió prohibido otra vez.

“No una vez más”, pensaba Camila frente al enorme espejo mientras pintaba sus labios del rosa pálido que la caracterizaba. “Primero Jeannine, ahora Diana, ya no”. Sin embargo, ¿qué podía hacer la amiga siempre tierna y comprensiva, la que siempre le tendió la mano a David, la que veló su sueño y ha estado siempre para él?

Repasó con un dedo el contorno de su rostro reflejado: primero las cejas, después los párpados, su afilada nariz, las mejillas, y por último sus delgados labios, mientras repetía sarcásticamente, “Diana, Diana… hoy es Diana. Sólo falta que me diga ‘Diana’, Dianísima la de Carlos fuentes, tan perfecta como la estatua y única como su gran amor”.

Valiéndose de la confianza que desde siempre le tuvo Sebastián, David logró pedirle las llaves de su casa, e infiltrarse en ella una noche. Estaba poseído, fuera de sí. La veía… ahí… dormida. Rígida como cuando despierta, fría como el invierno, pálida como la noche. Vieja… sí. Tenía 42 años, pero Diana aparentaba muchos más.
¿Y qué importaba? Al verla ahí, inmóvil sobre la cama, tan sola… David no podía más que sentirse terriblemente atraído hacia ella. Se acercó a la cama. La rozó, dibujó su silueta, sus labios, su sexo. Se limitó a la contemplación y a las caricias apenas perceptibles. Ella quizás no sentía nada, a él lo carcomía el deseo. “¿Qué estoy haciendo? ¿Qué diablos me pasa??, se dijo de pronto. Salió de la habitación y decidió marcharse.

Cerró la puerta y volvió a titubear “no… no me voy?. Volvió a entrar… y esta vez regresó para quedarse. Entró al cuarto. La besó. Ella nunca abrió los ojos, pero respondió al beso. Apasionadamente, como quien lleva años añorando el amor y no se ha atrevido a buscarlo.

“¡David!?. Ahí estaba, en el marco de la puerta, Sebastián. Diana abrió los ojos. El sueño terminaba y comenzaba la pesadilla…

De repente todo se derrumbó. Sebastián jamás lo perdonaría. Pero David no podía aún descifrar si lo que más le dolía era perder esa amistad de años o la oportunidad de ver a Jeannine en los ojos de Diana.

Salió con prisa de aquel lugar. Quizás con un poco de vergüenza por lo sucedido. Pero no arrepentido, no. Por unos instantes pudo besar los labios de su amada nuevamente. Lo repetía una y otra vez en su cabeza. El mejor recuerdo en años, tal vez.

Necesitaba desahogarse. Y recurrió a su pilar de siempre, el que jamás le fallaba. Al que siempre estuvo ahí para él.
Camila no pudo más. Se cansó de escuchar siempre la misma canción. Estaba harta. Harta por esa obsesión estúpida y sin sentido. Harta de que David no se diera cuenta del amor que transmitían sus ojos. Y decidió gritarle todo. Todos los sentimientos que llevaba guardados durante años. Todo el rencor que de pronto surgió por la impotencia que sentía al ver que David no reaccionaba.

Los ojos de él se abrieron como nunca antes lo habían hecho. La vida le estaba dando otro baldazo de agua fría. Y ahora, de pronto, estaba perdiéndolo todo.

Camila, por su parte, entendió que no podía hundirse con David en su espera, que debía voltear y empezar a vivir su vida; sí amaba a David, pero él tenía que superar y entender muchas cosas que su alma debía sacar y reestructurar. Camila no podía hacerse eso, no más.

Ella caminaba por aquel parque donde usualmente David le confiaba su eterna espera por Jeannine, con cada paso decía le adiós a ese recuerdo, a ese daño que ella misma se permitía; sabía que dolería decir adiós a quien significaba tanto. El ser que le dio una serie de emociones tan firmes y encontradas, conoció el amor (no correspondido), el dolor, la esperanza, la frustración, en fin…

Cada paso era doloroso, pero firme; entendió qué merecía y qué quería para ella, y no era seguir esperando a David.

Mientras tanto, David decide salir tras Camila (quien ha salido con lágrimas en los ojos). Sólo puede repetirse a sí mismo “eres un estúpido David… eres un ESTÚPIDO”.

Para su sorpresa, al salir no es con Camila con quien se topa, sino con Sebastián. Éste se arroja en un violento ataque hacia David, quien sólo atina a defenderse sin atacarlo.

Tras un fuerte enfrentamiento son separados por una patrulla, misma que decide llevarlos a la delegación. Sebastián aun con injurias contra David como quien se siente engañado y manipulado; se declara su peor enemigo.

A la espera de que se esclarezca no sólo la situación sino su conciencia, Diana aparece, David siente palpitaciones aceleradísimas. Diana va específicamente por su hijo. La salida de éstos queda enmarcada  por una mirada tan fría como mil témpanos que Diana le dirige a David antes de partir.

La casa de David estaba sola, oscura y melancólica a su llegada. La tempestad había causado estragos dolorosísimos: su mejor amigo declarado como su mayor Némesis, su confidente su amante en secreto, y su amor bajo un hechizo de odio desconsolador.

Pasaron un par de meses. David se sentía entonces listo para buscar a Camila y darle esa oportunidad que quería y que él necesitaba, tenía el plan perfecto.

La citó en ese parque, bajo ese árbol que muchas veces los cobijó. A lo lejos vio la silueta de Camila caminando hacia él; de pronto, Sebastián la interceptó tomándola entre sus brazos, parecían muy contentos, muy enamorados…

Jeannine lo miró. Sus labios comenzaron a moverse. “¿Acaso piensas dejarme ir??. David no supo qué responder. Su alma y su corazón estaban alborotados. Su cabeza aún no lograba encontrar la salida de aquel infierno. “Búscame, he vuelto. Quiero que estemos juntos siempre?. Ella le dió su mano. David quiso alcanzarla pero… despertó. Fue todo un sueño. Jeannine, desde donde estaba, se negaba a abandonarlo.

¿Cuál era el paso a seguir? Vivir la realidad o seguir una ilusión? Necesitaba tiempo para pensar, ordenar sus pensamientos. Pero las cosas se precipitaron demasiado rápido y la decisión debía ser tomada en ese momento. Es que ese corazón no sanaba. Y quizás nunca lo hiciera.

El coraje, la rabia y la ira persiguieron a David después de ver a su fiel amiga y consejera, Camila, junto a Sebastián. ¿Quién era él para arrebatarle la confianza, la mirada, y el tiempo de la mujer con quien él tanto había compartido?

La ausencia (¿o debiéramos decir “las ausencias”?), tanto de Diana como de Camila, confundían al chico incrustándolo en un recóndito vacío de soledad e incertidumbre que la absurda esperanza, por revivir una historia de amor, generó a través de los años en vano. No hubo pasión ni desenfreno junto a la majestuosa experiencia y belleza reencarnada de Jeannine.

David sabía que el destino le negaba el placer de disfrutar del olor, sabor y color que cobraba el sexo de Diana ante los suaves estímulos de la lengua quizás; o de la agresividad entre el índice y el pulgar con su frágil clítoris una y otra vez, entre un vaivén de colores rosados y púrpuras que son preludio, entrada al punto álgido del placer para subir… subir hasta quedar sin aire.

Aquella cuarentona significaba asfixio, tan asfixiante como el peso de su edad que David no podía cargar sobre sus hombros. Se sentía pequeño, inexperto, soso, pero era demasiado orgulloso. El recuerdo del “regresaré” y la imagen compartida entre las dos mujeres, una joven y otra vieja, no le permitían reconocer la distancia que existía entre lo que algún día tuvo y la imposibilidad de lo hoy tenible.

Encerrado no sólo entre cuatro paredes, sino en su propio y único mundo, con el valor hendido. Temeroso ante la apertura de ese cajón que dejaría salir al monstruo llamado Jeannine, supo que fue él quien forjó su destino desolador ya sin Camila, nunca con Diana, lleno de incertidumbre y arrepentimiento.

****************************************************

¡Caramba! ¡¡¡Muero por leer sus comentarios!!! Yo tengo TANTO… pero TANTO que decir…

Les agradezco muchísimo a todos los que participaron para que esto fuera posible [¿Alguien que me quiera contratar para conducir el Teletón? Jajaja].

El final que se quedó fue el de Karina, fue el que me pareció más emotivo. No obstante, en los comentarios publico los otros dos finales que fueron propuestos para esta historia. Me gustaría saber cuál fue el final que más les gustó a ustedes.

Me tomé la libertad de corregir la ortografía y ciertas cuestiones estilísticas. También suprimí algunas partes que consideré demasiado reiterativas. Traté de mantenerlo lo más fiel posible a lo que ustedes escribieron.

Mi Gigoló, definitivamente lo del Hi5 no procedía. ¿Puede ser para la próxima?

Lo más importante, desde mi humilde perspectiva, es reconocer DE PIE la labor de los escritores. Miren nada más de qué modo nos partimos la cabeza para escribir esta historia medio construida, y eso que lo hicimos entre diez. Ahora a los escritores los admiro y quiero más que nunca.

Espero sus sugerencias. ¿Quieren volver a hacerlo? ¿Alguien más se incorporaría? ¿Qué cosa les gustaría que escribiéramos para la próxima? ¿Nunca lo volverían a hacer?

¡Plis! ¡Retroaliméntenme y quéjense todo lo que quieran!

[Me interesa mucho conocer la opinión de aquellos que no participaron en la construcción del cuento, la perspectiva del lector no activo en la elaboración de la trama también es importantísima.]

14 comentarios »

  1. wenperla said,

    FINAL PROPUESTO POR MIRI:

    ¿Cómo pudo haber dejado pasar el tiempo? Cómo no tuvo
    la claridad suficiente para darse cuenta de lo que pasaba a su alrededor?? David no salía de su asombro.

    Camila y Sebastián… juntos. Los días pasaban y por más que Jeannine regresara todas las noches con la misma pregunta, él ya sabía la respuesta. Decidió vivir. Decidió darse otra oportunidad… aunque pareciera demasiado tarde. Aunque Camila paseara de la mano de Sebastián delante de él.

    No pudo olvidarse tan rápido de un amor tan grande, ¿o
    sí? Él nunca pudo hacerlo, hasta hoy. Y un día el destino habló.
    Una llamada. Una noticia. Un correr desesperado. Un “por favor, no”.

    David llegó con los ojos llenos de lágrimas. Ahí, frente a él estaba Camila postrada en una cama. Otra vez la historia se repetía. Pero ahora la que lo dejaba era su pilar, su confidente, su todo.

    “No te vayas, no me dejes tú también” Repetía él una y
    otra vez. Con las pocas fuerzas que quedaban, Camila
    lo miró y sonrió. “Debo irme, es hora”.

    David sentía impotencia, bronca…* “No voy a volver, no soy Jeannine. Te dejo libre para que seas feliz”. Y se quedó dormida en un sueño sin final.

    Muchas veces la vida nos enseña cosas. Muchos no nos
    damos cuenta de las lecciones que nos quiere dar. Entonces la vida se pone terca y encontrará mil formas diferentes de que aprendas lo que debes aprender.

    David no había entendido la primera lección. Y la vida, el destino, Dios, alguien, lo hizo tropezar nuevamente
    con la misma piedra para que se diera cuenta de lo que querían enseñarle.

    Quizás lo haya aprendido, quizás no. Y si no lo ha hecho aún, nuevamente tropezará y lo seguirá haciendo hasta que por fin se dé cuenta.

    *Supongo que el uso que Miri le da a “bronca” en este contexto es propio del argentino. Acá en México no lo usaríamos así.

    ************************************

    MIRI: Sé que sabes lo que pienso de lo que escribes, de la emoción y emotividad con la que lo haces. Me gustó muchísimo tu alternativa propuesta, y de verdad valoro y agradezco infinitamente te hayas dado la oportunidad de ponerte a escribir.
    Nunca uso el messenger de yahoo, te dejo el de hotmail: wenperla@hotmail.com
    Besos y muchas gracias

  2. wenperla said,

    FINAL PROPUESTO POR LUX:

    David estaba sentado en su cama, tenía la televisión prendida y cambiaba de canal constantemente sin que nada lograra atraparlo, ni siquiera ponía atención a lo que veía, sus pensamientos no lo dejaban.

    Cerró los ojos un momento, y junto a la luz de la televisión a través de sus parpados veía también las imágenes de Diana, Jeannine, Camila, y se dio cuenta de que su sentimiento durante todos estos años era justo el que escuchó como algo aislado en el infomercial que en ese momento pasaba en la TV: Desamor.

    Vemos cómo se aleja la cámara y vemos a David en el monitor de la televisión acostado en su cama viendo la tele, se escucha una voz en off que dice: ¿Tiene ganas incontrolables de llorar? ¿Siente que la angustia le domina? ¿Tiene diarrea? ¿Le vienen a la mente súbitos recuerdos de dulzura lacerante? ¿Pasa las noches a solas, insomne repitiendo su nombre hasta que amanece? ¿Camina por la calle confundiendo una cabellera cualquiera con esa persona?

    En el monitor vemos que David levanta la mirada con un dejo de esperanza y entra un locutor que se sienta en la orilla de la cama y le pone una mano en el hombro mientras dice:

    -¡Desamorina, grageas! Ingiere una con un vaso con agua y en seguida empezarás a notar sus beneficios. Sólo tres veces al día te devolverán esa tranquilidad de antes. No más ganas de llamarle a las cuatro de la mañana. No más conversaciones monotemáticas que ya tienen aburrida a Camila. No más rencor, no más despecho, no más suspiros desesperanzados, no más respiración entrecortada.

    Vemos a David que sonríe tristemente mientras toma la cajita que le extiende el locutor de amplia sonrisa y dientes blanquísimos.

    Para finalizar una voz en off dice rápidamente:

    Para mayor información consulte: http://pordefinir.ciudaddeblogs.com/2007/07/13/desamorina-grageas/. Derechos reservados.

    **********************************************
    LUX: Muchísimas gracias también. La verdad es que tu final me parece muy original e inesperado. La razón por la que no lo escogí es el hecho de que me parece está completamente fuera de registro en el cuento. Pero me hiciste reír mucho y diste cuenta de tu gran creatividad. Te mando muchos besos y mil gracias.

  3. sstraniera said,

    ahhh que lindo, que bonito, quedo sùper, mi participaciòn fuè como de 5 minutos en una pelicula de dos horas, pero con gusto participé con mi humilde parrafo aunque ahhh como me costò trabajo….la verdad las letras no se me dan…..

    el final de lux esta simpàtico, aunque mediàticamente influenciado, creo que ha visto muchas peliculas ultimamente y no se ha parado por palomitas en los intermedios, se ha fusilado todos los comerciales!!!

    muy buen primer intento!

  4. REYNA said,

    quedo super, la verdad para er el primer cuento fue una linda experiencia y el resultado bastante bueno.

    Listo estoy super apuntadisima para seguirle con el otro, cuesta trabajo continuar una historia con muchas ideas de tantas personas creativas, mas cuando se empalman las shistorias, ja ja ja pero venga sigamos con estas aportaciones, yo estoy super entusiasmadaa, esto me gusta.

    PD, diganle a mi adoradisimo Gogolóooo, que no meta al hi5 de nuevo. te queremos Gigolóooo jijiji

  5. Miriam said,

    Jaaaaaaaaajajajaja, siiiiiiiii!! Lux se pasó con ese final!! (o sea, le quedó muy original, para que entiendan mi argentinismo)

    Wen, nadie quizo matar a David. Se nota que a la gente le gusta ver sufrir a otra gente… varios necesitamos terapia urgente!!

    Y los que no escribieron…tengo mis hipótesis:

    – No le gustan los cuentos tipo novela romántica (dirijido especialmente a un pelón). O, como ya dije que estamos hablando de esa persona: está harto de hacer novelas!!!

    – Las musas definitivamente están de vacaciones para algunos (vuelve a entrar el pelón, pero esta vez acompañado)

    – Se sintieron demasiado identificados con la historia y no querían sacar esos fantasmas o demonios escribiendo algo (tengo un/a sospechoso/a)

    – Solo les gusta leer, no escribir.

    – No se sienten “capacitados” para escribir. Lo cual es absurdo. Hay que empezar con algo. Con el tiempo la práctica hace al maestro, no? Y probablemente habrían aportado mucho al cuento así hubieran escrito dos oraciones. Nunca, jamás, hay que subestimar la capacidad de los otros. Mucho menos la propia.

    Wen: ya te agregué a mi messenger. Ahora estaremos más conectadas que antes… y por qué no usás yahoo?? Últimamente hotmail anda taaaaaannn mal (quería decir: para la bosta, pero es demasiado cordobés ese dicho) que debo usar yahoo. Bueno, espero que no tengamos problemas…

    Un beso y estaré pendiente si hay que escribir un nuevo cuento!! (ya te dí mis aportes en el post anterior mientras escribía)

  6. Erk Diaz said,

    Querida Wen:

    Ok quedó genial yo queria mandar un final pero salí de la ciudad y ya no pude estar frente a una computadora hasta ahora me dío gusto poder aportar medio granito de arena a este evento, uuuf si que fue dificil, pero la verdad lo disfrute. La verdad es que de repente me perdí un poco pero el final todo sale bien.

    El final de MIRI (imagino que es Miriam) no me lo esperaba está bastante bueno pero ¿que significa BRONCA? ¿¿es algo así como cruda??

    Debió de ser mucho trabajo juntar y seguir la linea del cuento respetando tooooodos los comentarios. Felicidades

    Miriam yo si lo hiba a matar a david pero se me paso la fecha limite jajajajajaja

  7. Hola Wen.
    Como estas? aquí terminando el curso y estudiando le para los exámenes finales.
    Esta muy bien, todo, me hubiera gustado contribuir, pero estuve como 2 horas en pensar como continuar.
    Pero como cada persona, o escritor se enfoca mas a un genero, de un genero de terror de pronto escribiera una historia de amor. tal vez exista el intento de cambiar de genero a otro pero no seria una buena obra.

    Me gusta escribir, ahí en Internet tengo algunas inspiraciones mías, pero me falta darles continuidad y terminarlas, son las que mas trabajo me han costado.

    Felicidades para los que han contribuido y en especial a ti wen.
    Saludos!!!

  8. Miriam said,

    Erk Díaz: acá en Argentina utilizamos la palabra bronca como sinónimo de rabia. Eso es lo que significa. Y generalmente ese sentimiento va acompañado de la impotencia.

    O mejor les dejo un ejemplo: me quedé con bronca porque perdimos la copa américa contra brasil… ahora sí está claro el concepto?? jajajajajja

    Besos

  9. Karina said,

    Wen:

    ¿Qué le pasa a este loco blog (no por quienes a el llegamos sino porque en la tarde no me dejó comentar, aassh)?

    Compañeros incultos cultivables: deberíamos de escribir guiones para telenovelas, jaja, con eso de que éstas están en decadencia, obvio sin meter lo del hi5 eeh Gigoló. Además ya tenemos al director de cámaras y escena…LUXXXX

    Hágamos un cuento sobre animales, no sé, algo que nos ponga a trabajar, digo no somos historiadores ni científicos pero esa es tarea indispensable para cualquier escritor.

    ¡Felicidades a todos por la contribución!!

  10. wenperla said,

    SSTRANIERA: ¿Por qué dices que las letras no se te dan? Fíjate querida que a mí me parece TODO lo contrario ¿eh? Me gusta bastante cómo escribes.
    No me parece que hayas colaborado tan poco ¿sabes? Quizás porque tu contribución fue muy significativa y me llevo una impresión buenísima de tu contribución.
    El final de Lux está chistosísimo, a mí me causó muchísima gracia, y creo que definitivamente su estilo se presta para otro tipo de historia.
    Me da entonces gusto que contamos contigo para la próxima… ¿Verdad???

    REYNA: Quiero que sepas que me divertí muchísimo haciendo esto, pero tú me robaste varias carcajadas cuando ponías “Sigo escribiendooooooooo”, “Espérenmeeeeeeeeeeeeee”, jajajaja. Neta neta me parecieron puntadas buenísimas jajajaja. ¿Pero por qué lo hiciste así??? ¿Por qué no mandaste todo de golpe??? Y claro, se empalmó tu historia con la de Erik, pero ya viste… no quedó tan mal, ¿verdad?
    Me da mucha alegría que también a ustedes les entusiasmen estos incipientes intentos de creación literaria. Yo estoy súper consciente de nuestras deficiencias y de mi apenas pasable labor como editora, pero podremos mejorar, seguro.
    Gigoló debe darse una vuelta por aquí pronto para darnos a todos la explicación que exigimos por aquello del Hi5 jajajajaja. Besos Reyna muchas gracias!!!

    MIRI:Completamente de acuerdo contigo. Y, como escribes en puntos, en puntos te contesto:
    – Sé que el cuento adquirió un tono demasiado romántico para algunos que se niegan a intervenir e incluso a leer textos de ese tipo. Pues ni hablar, no fue a propósito y creo que la historia en muchos sentidos nos rebasó.
    – Cierto cierto. Yo también he de confesar que en este momento de mi vida NO tengo una inspiración. Alguna vez la tuve, y me muero por una… Cuando la encuentre estoy segura de que escribiré algo con mucho más feeling.
    – Lo de la identificación es completamente cierto. Además, creo que todos nos proyectamos con la historia. Mira:GIGOLÓ con el Hi5, TÚ con la mejor amiga que está enamorada, ERIK con los golpes entre amigos, REYNA donde el amigo le baja a la novia, YO con la historia entera… jajajaja. Y así podría seguir.
    – No te voy a decir que soy LA LE?DA, pero sí sé de varias personas que difícilmente comentan a pesar de venir diario a ver qué encuentran de nuevo.
    – Lo de la inseguridad es ciertísimo. Yo también los admiro y los quiero por aventarse al ruedo a pesar de no saber bien cómo se hace todo esto. Yo tampoco sé nada y aquí me tienen haciendo circo, maroma y teatro. ¡Anímense para la próxima!
    – Se me hace que el próximo cuento cambiará de giro totalmente (pa’ que se animen los que le sacan a lo romántico), ya sé que ya diste tus propuestas. Las voy a retomar para la siguiente aventura, ¿vale? Te quiero y qué bien que ya podamos hasta chatear… Vamos poco a poco franqueando lo que parecía infranqueable.

    ERIK: Querido Erik, me has hecho reír INFINITAMENTE con aquello de que tú S? IBAS A MATAR A DAVID, jajajajajaja. Coño, es una lástima que no te haya dado tiempo de escribir un final, jajajaja, me hubieras partido de la risa (aún más).
    Todos nos perdimos, y una vez más te digo que para nada fue un “granito de arena”. Corazón, le diste un clímax a la historia, cosa que casi nadie hizo: eso de salir a buscar a Camila y hallarse a Sebastián te parece poco??? Retomemos lo que dice Miri, no te subestimes. De veras que eres bueno.
    Miri ya resolvió tus dudas respecto a lo de “bronca” que a varios tanta disonancia cognitiva nos causó, jajaja.
    Sí… fíjate que sí fue bastante chamba. Quizás para la próxima vez echemos a andar mecanismos nuevos para que sea más sencillo… ¿propuestas?
    No me felicites a mí, ustedes lo hicieron todo. Yo sólo he sido EL tirano en esto.
    Muchos besos para ti.

    SALVADOR: Querido, agradezco mucho no hayas incorporado un monstruo a la historia jajajajaja. Si lo del Hi5 fue disonante, imagínate lo del monstruo jajaja.
    Ya sé que hay géneros para todo y para todos, y la próxima vez escribiremos algo como policiaco y ahí sí espero que avientes todos los monstruos y asesinos que traes cargando jajajaja.
    No me felicites a mí, de veras que todos se portaron rebién en esta ocasión.
    Te mando un abrazo!!

    KARINA: Nadie me había dicho que están teniendo problemas para comentar. Les pregunto a todos, ¿las letritas les están dando problemas?? Las odiooo!!! Lo que yo hago es siempre copiar mi comentario antes de darle Submit, así si no le atiné a las letras puedo pegarlo y enviarlo de nueva cuenta.
    Mira que a mí las telenovelas no me gustan, pero ya me di cuenta de que ciertamente tengo un gran futuro en esto de la creación de dramas intensos, jajajaja. Claro, Lux será buenísima para todo esto… ¿Te apuntas???
    ¿Un cuento sobre animales?? Caray… ¿cómo sobre animales??? Una fábula???? Dios santo, mi imaginación se detine mucho antes que la tuya jajajajaja.
    Pero seguro, la próxima vez nuestro texto será un reto mayor. De acuerdo contigo:
    ¡GRACIAS Y FELICIDADES A TODOS!!!

    Espero los comentarios de quienes no han participado en esta discusión.

    Por cierto… ¿Por qué creen que nadie que no participara nos leyó ni quiso comentar??? Necesitamos hacernos de un nicho de lectores y comentadores seguros, jajajaja, ¿Qué haremos?

    Los quiero!!!!!

  11. Lux said,

    Pues la verdad es que si estaba totalmente fuera de todo lo que venian escribiendo, no pondré por qué se me ocurrió semejante final, pero es verdad que se disparaba pero yo me divertí escribiendolo y no quería dejar de participar.
    Las palomitas son una delicia y las como cada que puedo, pero no puedo evitarlo, aunque nunca veo TV y por lo tanto no veo comerciales irónicamente de eso vivo, fue digamos que una deformación profesional.
    La verdad es que el final fue el mejor.

  12. Lux said,

    y si escribimos sobre duendes y esas cosas?

  13. ¿Donde quedo el hi5? ¿Donde? jajajajajajajjaajajjaja

    La neta… la neta, fue un experimento genial! GRACIAS A TODOS!!!!! Esta de perlas el cuento! Pero le hace falta un buen final Jeannine regresa por David, cuando este muere atropellado en un choque en Parroquia y Coyoacan !!!!

    Ahhh verdad??? jajajajaj
    besos Sabri

  14. wenperla said,

    LUX: Oye, a mí me ha resultado espectacular el final que propusiste. Me hiciste reír muchísimo. Seguro eres buenísima para escribir ciencia ficción.
    ¿Duendes? Va, me rifo. Pero primero tendremos que leer algún cuento de hadas para refrescarnos la memoria. ¿Tienes alguna sugerencia???

    GIGOLÓ: Todo el blog se habló de ti y apareces dejando UN párrafo??? Esto es I-N-A-U-D-I-T-O-!!! Oye, por cierto… NO MANCHES, el final que propones está increíble, neta. Caray!!! No vuelvas a desaparecerte en momentos clave, por favor. Besos mi gigoló.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: