29 mayo 2007

“Un no sé qué que qué sé yo…”

Posted in en fila pa' la "categorización" a 12:27 AM por wenperla


Digamos que me quejé por la forma en la que los mexicanos nos empeñamos en destacar nuestro lado oscuro, en vez de rescatar las cosas positivas que definitivamente nos caracterizan. Las novelas mexicanas se han convertido en un canal a través del cual esto queda latente.

Hubo quien (muy acertadamente) se quejó de que yo sólo expusiera el problema, y no proporcionara alternativas que lo resolvieran.

Otra persona habló de los obstáculos infranqueables ante los que nos enfrentamos para construir una conciencia social alejada de los arquetipos impuestos por los medios de comunicación masiva.

Un argentino habló mejor de México que cualquier otro mexicano que haya yo conocido antes (y con una fluidez que ¡qué barbaridad!).

¿Qué somos los mexicanos? ¿Qué somos, más bien, los seres humanos? ¿Será que somos una mezcla homogénea entre los patrones que hemos seguido y los golpes que nos ha dado la vida? ¿Qué o quién determina nuestra cosmovisión, nuestra cultura, nuestra identidad?

Somos, me parece, una cultura muy ambivalente. Si quisiera definir esto con una patología clínica quizás diría que tenemos algo así como un trastorno bipolar, o personalidad múltiple. Tenemos momentos para todo: para jactarnos y enorgullecernos de nuestra mexicanidad, para supeditarnos a la voluntad de los extranjeros con los que nos topamos en el camino, y hasta para reírnos de nuestras desgracias.

Creo que necesitamos ser congruentes y asumir lo que implica o no ser mexicanos. ¿Es relativo? Quién sabe. ¿Yo qué puedo decirles? Me parece totalmente irrelevante que alguien sea católico o no, que sea alto o chaparro, que sea homosexual o heterosexual, que sea blanco o moreno… pero me sé y me asumo como mexicana.

No soy ni nacionalista ni todo lo contrario. Tampoco soy de izquierda ni lloré cuando despenalizaron el aborto. Creo en la cultura como uno de los factores que determinan la forma en que enfrentamos el mundo.

Me parece que todos nosotros somos muy afortunados. Si de entrada ya estamos sentados frente a una computadora, navegando en Internet y leyendo un blog, la fortuna está de nuestro lado.

Ni tanto que queme al santo ni tanto que no lo alumbre. Qué cierto es (y yo tengo que aplicar esto en mi vida para nivelar mi intensidad jajaja). Sí, soy mexicana, y lo disfruto. Sé que puedo explicarme mucho mejor a través de esto que a través de mi color de piel o de mi escepticismo. Siento mucho más afinidad con un colombiano que con un australiano. Soy una persona súper gregaria, y me encanta la calidez que caracteriza a los latinoamericanos en general.

Cuando la fortuna entra en juego, es momento de analizar las cosas desde otra perspectiva. No podemos conformarnos tampoco con la satisfacción de ser mexicanos, o chinos, o guatemaltecos. Como seres afortunados que somos, con la posibilidad de explorar mundos diversos (quizás llegando hasta allá por medio de un avión, o quizá valiéndonos de la World Wide Web) y de intercambiar puntos de vista con personas tan distintas en todos sentidos, debemos hallar un punto de intersección.

No le veo nada de malo al hecho de reírnos de nuestras desgracias. Yo lo hago todo el tiempo. No tiene nada de malo si estamos haciendo algo para repararlas. El mexicano puede resultar poco agraciado si partimos de que los europeos son el prototipo mundialmente aceptado de belleza. ¡Mentira! ¿Por qué son los europeos quienes nos demuestran que los latinos de fuego son lo más atractivo que puede haber? Jajaja.

Si bien es cierto que todos nosotros estamos bajo el cobijo de nuestras raíces latinas, también es cierto que no es posible generalizar. Yo creo que todos estamos donde queremos estar.  No creo que haya metas inalcanzables, sólo creo que habemos personas poco perseverantes.

Siempre me pregunto qué voy a hacer en un futuro. Me parece que todos los que tenemos la gran oportunidad de elegir entre irnos o quedarnos, nos hallamos ante una gran disyuntiva.

Yo definitivamente no voy a descubrir el hilo negro. Muchas personas creen que mi entusiasmo por la vida se va a extinguir con los años. Yo no lo creo. Yo creo que si hacemos lo que nos gusta y lo que nos hace felices, no hay forma alguna de que nuestro futuro se vea truncado.

Samuel Huntington escribió un artículo súper polémico en Foreign Affairs, se llama “The Hispanic Challenge”. Atacando una y otra vez a los hispanos en EUA, a mí lo único que me quedó claro con su ensayo dizque nacionalista son las fortalezas de los latinos frente a los norteamericanos. Lo infinitamente superiores que somos en fortaleza física y espiritual, y la forma en que nos aferramos a lo que (creemos) nos conducirá a un mejor estilo de vida.

Antes de que esto se vuelva literatura barata o un texto de superación, me voy. Hay mucho que hablar al respecto, sin lugar a dudas. De lo que leemos podemos extraer infinidad de lecciones para aterrizarlas en nuestra realidad. Importemos ideas e implementemos mejoras. 

La verdad, para qué nos hacemos… los mexicanos tenemos un no sé qué que qué sé yo…

6 comentarios »

  1. Hola, así pasa, en el extranjero trabaja mejor el mexicano incluso acepta trabajar en equipo cuando en México se la pasan compitiendo, su mano de obra la valoran mucho y no por que sea “barata” si no que es de calidad y sabe improvisar, si un gringo no encuentra un tornillo ahí se queda, con cara de “what” el mexicano adapta la pieza que falta y listo. funciona!!!

    Irse al extranjero o quedarse en México? tu vas donde tengas oportunidad de crecer, dígase mentalmente, económicamente y como persona (aunque no queramos también buscamos mas dinero) hay que sacrificar y aunque esto signifique dejar, familia, amigos, casa, colonia, vecinos.

    cuando esta en otro país, extrañas los gansitos incluso las fritangas de la calle. Y cuando me preguntaban de donde era. al saber que era de México, te hacen sentir mas famoso que shakira y el típico “hola mi hermano, tu casa es mi casa”. y Cuando vez a otro mexicano en otro país, a como si fuéramos amigos de la infancia.

    me salí del tema…(siempre lo hago o no?)

    A los extranjeros les asusta que el mexicano se burle de la muerte, y juegue con ella y el jugar con el doble sentido.

    Yo tampoco soy nacionalista o fanático de “mexicanos soy ese..y dime mexicano.” nuestra historia y cultura es una de las mas bastas y ricas que hay. lo poco que sabemos de nosotros mismos es un granito de arena en una playa. aunque suene repetitivo para saber como somos debemos saber de donde venimos.

    Creo que si escribieran un libro de como somos los mexicanos y por que no terminarían el libro.

    México es el único que tiene en su bandera el origen de su historia y su nacimiento como nación.

    pero como dices, tenemos un no se que que se yo.

    …que me falto? viva México!!! jejeje

  2. Torresvera said,

    He leído tus dos últimas entradas. Me queda un sentimiento de confusión rayana en miedo.
    Cierto, “La región más transparente”, retrata la época, la sociedad y los defectos y virtudes de Carlos Fuentes. Pero hay algo más. Algo que busca por entre las profundidades de nuestro ser social, de nuestra historia y sus consecuencias en la “actualidad del libro”. Es decir, creo que quedarse con ese puro reflejo, equivale a no comprender el alcance de la literatura, a no abrevar en más.
    ¿Que retrata muchos vicios?, cierto. ¿Que hay pocas virtudes? No. No creo. La naturaleza del “ser mexicano” (y aquí habría qué remitirse no sólo a los filósofos “mexicanos” -mejor dicho, de los que tratan el asunto mexicano- sino a la pléyade de sociólogos, de ensayistas -Octavio Paz, el más conocido- economistas, científicos, etc.) ha sido diseccionada muchas veces y cada vez más, de manera eficaz y certera.
    Somos un cúmulo de contradicciones (todos los pueblos del planeta lo son) y eso es, precisamente, lo que hace del mundo un lugar bueno en donde estar.
    Si de buscar respuestas a “lo mexicano” se trata; si de sumergirse más en “nosotros” es el objetivo, tendríamos que abrevar no sólo en la literatura, menos aún, sólo en la novela. Tendríamos que adentrarnos en las Letras Mexicanas. De Usigli a Rascón Banda en el teatro. De Fuentes a Volpi en la novela (aunque Volpi, cierto, no toca sino de manera tangencial a “lo mexicano” en sus novelas; no así en algunos cuentos publicados por el fondo Tierra Adentro), de López Velarde a Pacheco en la poesía y de Arreola al mismo Volpi, en cuento; desde las crónicas del Nigromante hasta las crónicas de Monsiváis…
    Bueno, bueno, no quiero aprovechar este espacio demasiado con esta sarta de necedades… sólo creo que hay que leer más antes de aventurarse demasiado y a mí, me falta leer bastante. Creo en este país (aunque a veces diga lo contrario) y sobre todo, creo en la gente que es parte de él (nacidos o no en su territorio). Creo que estamos llenos de virtudes y llenos de defectos. No creo que seamos la cultura con más historia, como peregrinamente alguien adujo. Pero creo, eso sí, que no la conocemos lo suficiente (¿todavía siguen creyendo que somos sólo el resultado de dos culturas superpuestas o combinadas?) y eso nos condena a repetir miles de errores. Creo en la literatura y sus medios, pero por supuesto, los medios masivos de comunicación me tienen sin cuidado y por mí, que dejan sólo dos o tres estaciones de radio al aire.
    Y veo que ya escribí demasiado y no he dicho mucho, por tanto me voy.

  3. GRRRRR
    Creo que me identifico con tan distinguida escritora en varios puntos de vista. Sin embargo, no concuerdo en que podamos definir al mexicano con un arquetipo de macho y a la mujer como sumisa.

    México, sin duda tiene muchos matices. Somos 100 millones de habitantes…. es imposible tratar de describirnos a traves de la conducta. Pero… creo que es mucho mas fácil describir a su sociedad por su cultura, simplemente por eso podemos tener toda la información necesaria.

    ¿Qué tenemos los mexicanos? Somos “luchones” y con una chispa increible por vivir… (Por cierto me cagaaaaa la gente que dice: es que se te va a terminar la chispa algun día. Eso es bullshit!)

    Ahhh bueno… en conclusión creo que hay una frase que viene mucho al caso “En México hay muchos Méxicos” Es cierto, no podemos quedarnos con una visión reduccionista de ciertos autores. Creo que como periodista deberías de estar conciente que el objeto social por excelencia que ha hecho romper las cabezas de N cientificos sociales ha sido el ser humano y por lo tanto se me hace un poco arriesgado tratar de describirle (aunque tengas contacto con él a diario, además de caer en cierto sesgo)
    En fin… interesante blog!!! Me muerdo las uñas de conocer tu siguiente post jajajaja

  4. wenperla said,

    Miguel ?ngel,

    Tienes razón. Hay que leer muchísimo más para opinar. Agradezco muchísimo que se tomen el tiempo para leer y opinar. No obstante, quiero platicarte algo que me enseñó una de las personas a las que más admiro: Ramón Córdoba, el editor de Alfaguara.

    Soy un cúmulo de defectos. Dos de los más graves, de los que no me había percatado y que Ramón me hizo ver, son: 1. Me justifico por todo y 2. Uso muletillas al hablar. Olvidémonos de las muletillas por ahora. Luego podemos abordar esa cuestión, jaja.

    Tiendo mucho (¿O tendía? Ya ni sé) a justificarme antes de decir lo que sea. ¿Cómo es esto? Por ejemplo: “Yo no sé mucho del tema, pero creo que…”, “Yo he leído súper poco, pero mi opinión es…”, “Mi cultura general es pobrísima, pero me parece que…”, “No es que mi opinión sea importante, yo casi no sé nada, pero si se me permite decirlo…”, “No creo que mi opinión sea imprescindible… pero si te interesa…”, etc.

    ¿Cuál es la lección? Ramón la dejó clara: “Deja de justificarte. Sabes lo que sabes, y me queda claro. Opina y punto”.

    Así que… por supuesto que sé que padezco de una profunda ignorancia respecto a casi todo. Pero… con base en lo poco que sé, esto es lo que puedo opinar.

    Saludos y muchas gracias.

  5. Ariadna said,

    Yo también me confieso fan de tu blog…
    Respecto a esto último que dices en el comentario anterior, a huevo, creo que si esperamos el momento en que lo sepamos “todo” (seguro que no todo, pero lo que consideremos que sea mucho) nunca vamos a decir nada.
    Te quiero mucho.

  6. gomis1206 said,

    Ahora sí te me fuiste como hilo de media… Se te da eso de escribir… Vaya que sí!!!!

    Finalmente; todos somos ignorantes, pero no todos ignoramos las mismas cosas…

    Y sí, los mexicanos tenemos un no sé qué…

    Se te admira y quiere a la distancia.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: